Redacción BLes- El juez de la Corte Suprema de EE. UU., Samuel Alito, fue criticado recientemente por demócratas y la izquierda por un discurso que dio el año pasado donde criticó cómo los gobiernos avanzaron con su autoritarismo durante la pandemia. El Dr. Alito expresó que no está sorprendido por las críticas y que sus opiniones reflejan sus valores conservadores.

Considerado uno de los jueces más conservadores de la Corte Suprema, junto con el Dr. Clarence Thomas, el Dr. Alito dio su habitual discurso a la Sociedad Federalista el pasado 12 de noviembre donde opinó sobre las políticas implementadas por los gobiernos durante la emergencia sanitaria, el avance de la agenda anti religión y el objetivo final detrás de la legalización del matrimonio homosexual.

“La pandemia ha dado lugar a restricciones antes inimaginables sobre la libertad individual”, dijo el juez y agregó: “La crisis del COVID ha servido como una especie de prueba de resistencia constitucional. Y, al hacerlo, ha puesto de manifiesto tendencias preocupantes que ya estaban presentes antes de que el virus se manifestara”.

La senadora demócrata Elizabeth Warren, reaccionó a un artículo periodístico titulado “Sam Alito pronuncia un discurso cargado de agravios y ultrapartidista ante la Sociedad Federalista” y dijo que “se supone que los jueces de la Corte Suprema no deben ser político”.

“Se supone que los jueces de la Corte Suprema no deben ser políticos. Este discurso derechista es claramente partidista. Mi proyecto de ley para #TerminarlaCorrupciónAhora devuelve algo de integridad a nuestra Corte al obligar a los jueces a seguir las reglas de ética que siguen otros jueces federales”, escribió Warren en su cuenta de Twitter.

“Prácticamente todos los puntos sustanciales del discurso de la Sociedad Federalista fueron tomados de una de mis opiniones publicadas o de una opinión a la que me sumé”, se defendió el Dr. Alito. “No me sorprendió la reacción”, agregó.

En su discurso, el juez también habló de cómo está avanzando la agenda anti-religión de los gobiernos demócratas en medio de la pandemia.

“Para muchos hoy en día, la libertad religiosa no es una libertad apreciada. A menudo es sólo una excusa para los intolerantes, y nadie la puede tolerar, incluso cuando no hay pruebas de que se haya perjudicado a nadie”, renegó el juez.

Alito utilizó el ejemplo del estado de Nevada, donde el gobernador demócrata, Steve Sisolak, quien restringió duramente la actividad religiosa pero favoreció a los casinos.

“El gobernador no sólo abrió los casinos, sino que invitó a gente de todo el país a visitar el estado”, criticó el juez.

Con cierta ironía, el juez ilustró la imagen de las decisiones políticas del gobernador de Nevada: “Así que si vas a Nevada, puedes apostar, beber y asistir a todo tipo de espectáculos. Pero esto es lo que no puedes hacer. Si quieres rezar y eres la persona número 51 de la cola, lo siento, no tienes suerte”.

“Me duele decir esto, pero en ciertos sectores, la libertad religiosa se está convirtiendo rápidamente en un derecho desfavorecido”, lamentó el Dr. Alito.

El juez también remarcó que la meta final del matrimonio homosexual no era solo permitir el casamiento de personas con el mismo sexo, sino de demonizar a los que dicen que el casamiento es la unión de un hombre y una mujer.

“No se puede decir que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer. Hasta hace muy poco, eso era lo que pensaba la gran mayoría de los estadounidenses. Ahora se considera intolerante”, afirmó el Dr. Samuel Alito.

A pesar de que la Corte Suprema actual se considera “conservadora”, hubo algunos fallos que favorecieron más a la izquierda, como el intento de Trump de derogar la política de DACA (Acción diferida para la llegada de niños) de Obama que permite a los inmigrantes ilegales que ingresaron de niños al país no ser deportados y recibir ayuda del estado, a pesar de que DACA claramente viola la ley de inmigración del país.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com