El “Stop WOKE Act” es un paquete de leyes que busca prohibir el adoctrinamiento en temas de género en la escuela y limita el aborto a 15 semanas, entre otras cosas.

En los últimos días, en el Estado de Florida se han aprobado una serie de leyes en Cámara de Diputados y Senadores para “enfrentar la corriente progresista”. Entre ellas, se encuentra la prohibición de abortos luego de la decimoquinta semana de embarazo, una ley que impide que en las escuelas se realicen cursos con ideología de género y otra que prohíbe la sexualización de menores de edad.

La ley que disminuye el período para realizar la interrupción del embarazo de 24 a 15 semanas está inspirada en una ley similar establecida en los últimos meses en Mississippi, en donde un fallo de la Corte Suprema de Justicia permitió que los períodos de los abortos fueran recortados, y podría establecer un nuevo plano judicial para que los Estados puedan decidir por sus propias leyes con respecto al aborto.

En este contexto, se espera que la Corte Suprema expida una resolución acerca del caso Dobbs vs Jackson Women´s Health Clinic en el mes de junio, que podría significar que las leyes respectivas al aborto sean tratadas por cada estado y no a nivel federal como estableció el polémico fallo Roe v Wade y es probable que cerca de 26 estados supriman el aborto en su totalidad.

La aprobación de esta ley despertó el enojo de todo el arco demócrata, especialmente de la vicepresidente Kamala Harris, quien señaló que “el derecho de las mujeres de decidir por sobre su propio cuerpo no es negociable“, lo cual claramente constituye una farsa al hablar de un tercero ya que la vida comienza desde la concepción del ser humano.

En adición a esto, el martes 8 de marzo, la Legislatura de Florida pasó una ley que prohíbe la instrucción de orientación sexual e identidad de género en escuelas abarcando desde el nivel inicial hasta el tercer grado.

En la ley se especifica que el personal escolar no podrá instruir a los menores en las mencionadas temáticas y los padres podrán demandar a los distritos escolares en caso de que haya violaciones a esta ley.

Si bien la ley no prohíbe que se discutan de estos temas mientras surjan espontáneamente de los alumnos y no de los maestros o cualquier otro miembro de las instituciones escolares, se busca que los adultos no adoctrinen a los niños en estos temas, lo cual podría considerarse como corrupción de menores.

Joe Harding, un legislador republicano por el estado de Florida, quien junto a otros promotores de la ley han destacado que el énfasis de la legislación radica en el papel y la potestad que tienen los padres de discutir temas relacionados con la sexualidad con sus hijos y no los maestros u otro tipo de adulto cuyo trabajo sea educar.

Así como el resto de las leyes aprobadas dentro de este paquete, esta medida fue criticada duramente por el sector demócrata, quienes organizaron marchas y demostraciones para mostrar su desacuerdo con dicha ley.

A su vez, el Secretario de Educación de Biden, Miguel Cardona, emitió un comunicado en el cual antagoniza a los sectores conservadores por apoyar esta ley y exige al Estado de Florida que la derogue.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.