Redacción BLes- Durante los últimos días trascendieron noticias de grandes irregularidades en distintos puntos de los Estados Unidos, comprobando abundantes casos de fraude electoral en las elecciones presidenciales disputadas a principios de noviembre. La campaña Trump difundió un archivo con más de 200 páginas en las que figuran un compilado con una gran cantidad de declaraciones juradas que dan fe de distintas situaciones de fraude en el estado de Michigan. 

La campaña entregó esas declaraciones juradas el martes a algunos miembros de los medios de comunicación y rápidamente se viralizaron. Al mismo tiempo fueron presentadas a las autoridades para ser investigadas y utilizadas como pruebas en las denuncias por fraude electoral.

En las 234 páginas se pueden contar más de 100 declaraciones juradas con distintos argumentos válidos sobre irregularidades durante los comicios en distintos condados de Michigan. 

Uno de los testimonios escritos por Articia Bomer, una trabajadora electoral, afirma que “Aproximadamente a las 4:50 am, presencié a un hombre que roció un químico en una máquina de conteo de boletas. Luego colocó 27 boletas en la máquina y noté que había cinta adhesiva en la parte superior de la boleta donde normalmente debería estar un número de boleta. A lo largo de la noche lo vi insertar estas mismas 27 papeletas al menos cinco veces”.

Una denuncia muy común entre varios de los testimonios es que a los trabajadores electorales republicanos no se les permitió acceder a los registros necesarios para impugnar adecuadamente algunas boletas.

Te puede interesar:

Varios testimonios dijeron también que no se hicieron verificaciones de firmas en las boletas de voto ausente, para contrastar que la persona que emitió el voto era realmente la persona en cuestión y no otra.

Anita Chase, una ciudadana de Detroit, afirma que verificó los registros de votantes y descubrió que su hijo fallecido, identificado como Mark D. Chase, figura como votante en las elecciones presidenciales 2020. 

Otro de los testimonios aseguró que en su condado observadores electorales republicanos fueron amenazados con acoso racial, empujados fuera del camino, al mismo tiempo que otros observadores demócratas entregaban documentos que decían cómo distraer a los observadores republicanos.

También se puede leer que gran parte de los testimonios alegaron tratos de intimidación y hostilidad hacia los trabajadores electorales republicanos, incluyendo en muchos casos la prohibición de acercarse a distancias adecuadas como para observar la manipulación de boletas.

“Seguimos escuchando los pedidos de dónde está la evidencia del fraude, pero aquí mismo 234 páginas de declaraciones juradas, de personas reales, acusaciones reales, firmadas con notarios”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca McEnany en el programa de Sean Hannity de Fox News el martes cuando presentó los informes.

“El presidente quiere justicia para los más de 72 millones de hombres y mujeres olvidados de este país”, concluyó McEnany. 

Finalmente la documentación fue entregada por la campaña Trump en el juzgado correspondiente en Michigan, como material probatorio de la demanda realizada por fraude electoral en distintos condados del estado.

Andrés Vacca-BLes.com