Redacción BLes– Una investigación reveló que una espía del Ministerio de Seguridad del Estado del Partido Comunista chino (PCCh), hizo gala de su atractivo e infiltró varias campañas demócratas en California.

De nombre Fang Fang, o Christine Fang, tuvo como objetivos sentimentales a dos alcaldes de EE. UU. y a uno de los miembros más jóvenes de la Cámara, antes de desaparecer del país tras la pesquisa del FBI, informó Axios el 8 de diciembre. 

Entre sus actividades Fang recaudó fondos para la reelección del representante demócrata  Eric Swalwell de California, y le acompañó interactuando con él en varios eventos, además de colocar a un funcionario interno en su oficina. 

También participó en la recaudación de fondos para la representante Tulsi Gabbard, demócrata por Hawái.

Además, parece haber tenido relaciones sentimentales con otros dos alcaldes del Medio Oeste.

“El hecho de que ella viajara por el país” relacionándose con los políticos estadounidenses “era una gran bandera roja”, y un indicio de que “Ella estaba en una misión”, dijo un agente del FBI, citado por Axios. 

Las actividades de Fang se desarrollaron desde el 2011 hasta el 2015, año en el que fue descubierta por el FBI mientras vigilaba a otro sospechoso, según Daily Mail. 

Al parecer infiltró profundamente la actividad política del área de la bahía, y organizaba reuniones en las que vinculaba a los funcionarios del consulado chino con los políticos de la región, incluyendo al exalcalde demócrata de Fremont, California, Bill Harrison, y a la representante de  la Cámara de representantes, Judy Chu, demócrata por California. 

De acuerdo con el  director del FBI, Chris Wray, el PCCh “está involucrado en una campaña de influencia extranjera maligna altamente sofisticada”, según dijo en un discurso en julio de 2020. 

Asimismo, realizaría “intentos subversivos, no declarados, criminales o coercitivos para influir en las políticas de nuestro gobierno, distorsionar el discurso público de nuestro país y socavar la confianza en nuestros procesos y valores democráticos”, agregó Wray.

La infiltración del PCCh realizada durante décadas en Estados Unidos ahora alarma a las autoridades, al grado de considerarla una gran amenaza. 

En este sentido el director de Inteligencia Nacional (DNI), John Ratcliffe, se refirió a la influencia del régimen chino como la mayor amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos así como para otras naciones libres en todo el mundo desde la Segunda Guerra Mundial.

Ratcliffe también afirmó que la intención que tenía Beijing era la de dominar a Estados Unidos y el resto del planeta económica, militar y tecnológicamente, de acuerdo con The Hill.

Toda esta actividad de espionaje adquiere mucha mayor relevancia ante las acusaciones de interferencia electoral extranjera que involucran al PCCh, a Rusia e Irán, la que estarían ejerciendo a través de las máquinas para contar votos de la empresa Dominion Voting System. 

José Hermosa-BLes.com