Redacción BLes – Un informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (OIG por sus siglas en inglés), publicado el lunes, estimó que la administración Obama autorizó pagos asistenciales “inapropiados” por más de US$ 400 millones. 

El Acta de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés), conocida como Obamacare, estableció mercados para permitir que las personas y las pequeñas empresas compraran su seguro médico en los 50 estados y el Distrito de Columbia.

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) operaban en el mercado federal y eran responsables de revisar, aprobar y generar pagos de asistencia financiera (es decir, créditos fiscales anticipados y reducciones anticipadas de costos compartidos) para los mercados federales y estatales.

El proceso interino utilizado para aprobar los pagos de asistencia financiera durante el año fiscal 2014 fue revisado por el OIG con el objetivo de determinar si el CMS autorizó estos pagos de acuerdo con los requisitos federales para las pólizas de las personas inscritas en planes de salud calificados (QHP, por sus siglas en inglés) que operaban en el mercado federal.

El OIG analizó una muestra de 140 pólizas y encontró que en 109 de ellas los pagos habían sido autorizados en base a los requisitos establecidos, sin embargo, los pagos de asistencia financiera para 26 pólizas no se autorizaron de acuerdo con los requisitos federales. 

Para las cinco pólizas restantes, el CMS autorizó pagos de asistencia financiera potencialmente inapropiados a los emisores de QHP que no proporcionaban documentación para respaldar que los inscritos hubieran pagado sus primas, un requisito para recibir estos pagos.

Extrapolando los resultados al total de pagos efectuados en 2014, el OIG estimó que el CMS autorizó pagos de asistencia financiera inapropiada por un total de casi US$ 434,4 millones por 461.127 pólizas y autorizó pagos de asistencia financiera potencialmente inapropiados por un total de casi US$ 504,9 millones por 183.983 pólizas en 2014 año.

En 2016, el CMS hizo la transición total de los emisores de QHP que operan a través del mercado federal a un sistema de pago automatizado que realiza pagos de asistencia financiera a nivel de pólizas individuales.

Obama autorizó la entrega de subvenciones inapropiadas por valor de casi medio millón de dólares

Recomendaciones del OIG

El OIG recomienda que el CMS trabaje con el Departamento del Tesoro de los EE. UU. (Tesorería) y los emisores de QHP para cobrar pagos de asistencia financiera inapropiada.

También sugiere trabajar con el Tesoro y QHP para resolver los pagos de asistencia financiera potencialmente inapropiados para las pólizas sobre las cuales no se proporcionó la documentación necesaria para verificar que los afiliados hayan pagado sus primas y por tanto cumplen con los requisitos federales.

Aconseja aclarar la orientación con los emisores de QHP sobre los requisitos federales para terminar la cobertura de un afiliado cuando el afiliado no paga su prima mensual.

Obamacare muy cuestionado

Desde que el Obamacare se firmó en 2010, se ha producido un enorme cambio estructural en el sistema sanitario estadounidense. 

Las principales mejoras que este nuevo sistema defendía eran principalmente: 

  1. Cobertura sanitaria para personas con condiciones médicas previas. Es decir, ninguna aseguradora podía rechazar a una persona por estar ya enfermo, algo que hasta entonces ocurría. 
  2. Se ampliaba la cobertura a servicios preventivos como vacunas, pruebas de detección precoz de cáncer.
  3. Obligatoriedad de contratar un seguro médico, bajo multas. 
Los costes de las primas mensuales han subido hasta en un 90% y el número de proveedores sanitarios ha caído drásticamente.

Se aseguró que este nuevo sistema garantizaba la cobertura sanitaria para todas las personas y que no supondría un coste adicional para los usuarios de servicios médicos. 

Sin embargo, desde la implementación del Obamacare se han estado produciendo una serie de situaciones que han afectado profundamente la calidad y accesibilidad del servicio. 

Muchas personas han sido forzadas a cambiar de seguro médico, grandes proveedores como Florida Blue cancelaron cientos de miles de pólizas de seguros médicos. 

Un gran número de proveedores de servicios médicos se han retirado del Obamacare, por lo que hay áreas de los Estados Unidos donde solo queda un proveedor de servicios, limitando al máximo la gran variedad de opciones que había anteriormente. 

“El sistema de salud está fallando, y lo ha sido durante décadas. A pesar de las promesas hechas por el ex presidente Barack Obama y los demócratas del Congreso que aprobaron la ley del Obamacare, la legislación solo ha empeorado las cosas. El Congreso debe aprobar un proyecto de ley para derogar y reemplazar Obamacare. Pero como eso aún no ha sucedido, la administración de Trump está haciendo todo lo posible para ayudar a los jóvenes y a las familias trabajadoras a obtener una cobertura asequible”, asegura Justin Haskins en el Washington Examiner.

Efectos del Obamacare

  1. Subidas de hasta el 90% en las mensualidades de los asegurados.
  2. Los deducibles (importes anuales a pagar por el asegurado) han subido tanto que muchas familias eligen pagar la multa y no tener seguro que hacer frente a este pago. 
  3. Los proveedores médicos están cerrando. Un tercio de los condados de Estados Unidos se han quedado con un solo proveedor médico. 

Algunos ejemplos

La Sra. Carrie Couey de Colorado, madre de seis hijos de una familia de ganaderos cuyo hijo menor es autista. El costo anterior a Obamacare para el seguro de su familia era de US$ 17.000 por año. Después de que Obamacare se convirtiera en ley, los costos de su seguro se dispararon a US$ 52.500 por año para un plan de menor calidad, recoge la Casa Blanca en su web. 

El Sr. Joel Brown de Tennessee, un agricultor cuyos costos de cobertura catastrófica se han disparado a raíz de Obamacare, de US$ 119 por mes a más de US$ 500 por mes. Como resultado, el Sr. Brown se vio obligado a conformarse con un plan mucho menos deseable proporcionado a través de su iglesia, que le costó US$ 280 por mes.

“Siempre fue predecible que Obamacare colapsaría por su propio peso porque centraliza la atención médica en los Estados Unidos, empoderando a la burocracia en lugar de a los médicos y pacientes. No ha controlado los costos de atención médica según lo prometido. Muy al contrario, los estadounidenses están pagando más que nunca. Si no se remedia, se estará yendo hacia el desastre”, asegura el periodista Rick Perry. 

Categorías: América EE. UU. Salud

Video Destacados