Redacción BLes– El viceministro de seguridad pública del Partido Comunista de China (PCCh), Sun Lijun se reunió en Shenzhen, junto a Hong Kong, en mayo de 2017, con Elliott Broidy para negociar la deportación del multimillonario disidente Guo Wengui de EE. UU., según un documento judicial presentado en Hawái la semana pasada. 

Al parecer Lijun pretendió utilizar la influencia de Broidy, un capitalista de riesgo y, en ese momento, vicepresidente nacional de finanzas del Comité Nacional Republicano (RNC, por la sigla en inglés) ante el presidente estadounidense Donald Trump para lograr su objetivo, según The Wall Street Journal del 24 de agosto. 

Este caso mostraría la injerencia extralegal que realiza el PCCh, para obtener sus objetivos cuando no le son permitidos oficialmente. No está claro si Broidy obedeció a las solicitudes de Lijun, pero renunció a su cargo en el RNC en abril de 2018. 

Otro ejemplo de la búsqueda de ayuda extralegal del PCCh en Estados Unidos es la obtenida de Susan A. Thorton, ex diplomática del Departamento de Estado y secretaria de Estado adjunta en funciones para asuntos del este de Asia y el Pacífico.

Thorton, ahora es  investigadora principal en el Centro Paul Tsai de China de la Universidad de Yale, financiado por la multinacional Alibaba, vinculada al PCCh.

La ex diplomática mostró una abierta oposición al FBI cuando este trató de arrestar a cuatro oficiales de Seguridad del Estado chino que también presionaron a Guo Wengui, quien expone abierta y públicamente la corrupción dentro del Partido Comunista Chino, de acuerdo con Robert S. Spalding y Zachary Glanz, ambos expertos en China. 

Para estos autores, el PCCh aplica de este modo el llamado “poder blando”, que incluye la acción a través de medios culturales, ideológicos y diplomáticos, para lograr sus objetivos.

Por su parte, Guo señaló que el PCCh había movilizado a personas pro chinas en los Estados Unidos, como parte de una campaña para destituir al Presidente Trump del poder en las elecciones de 2020. 

Guo se asoció con el exestratega de la Casa Blanca, Steve Bannon, y los dos forman causa común en la denuncia de los delitos del PCCh.

Bannon fue detenido recientemente, involucrado en una supuesta malversación de fondos, luego de declararse no culpable salió libre bajo fianza. En su opinión esto es parte de un complot de los demócratas. 

Asimismo, Guo y Bannon fundaron el 4 de junio el movimiento Nuevo Estado Federal de China, que tiene como objetivo causar la desaparición del PCCh. Al parecer cuentan con el respaldo de millones de chinos, principalmente hongkoneses. 

“La eliminación del Partido Comunista Chino es esencial para romper los grilletes de la esclavitud impuesta al pueblo chino, y también para lograr la paz en el mundo”, se lee en la declaración del Nuevo Estado Federal de China.

José Hermosa-BLes.com