Antes de una nota de Gizmodo que reveló cómo Facebook suprimía las voces de los conservadores, la censura en redes sociales era una mera “teoría conspirativa”. Hoy sabemos que es todo cierto.

El hombre más rico del mundo, Elon Musk, revolucionó el mundo de las redes sociales esta semana anunciando que logró comprar Twitter por 43 mil millones de dólares. Entre las razones que dio para esta multimillonaria adquisición, citó la creciente censura a voces conservadoras, republicanas y de derecha en general.

Pero esta situación que hoy todos conocen, de cómo los empleados de Twitter y otras empresas de Sillicon Valley moderan el contenido con un sesgo de izquierda, parecía un mito o una teoría conspirativa antes del 2016.

A pesar de que los demócratas en Estados Unidos tenían prácticamente el control total del Estado previo a las elecciones del 2016, las redes sociales ya habían empezado a censurar contenido que no se amoldara al relato único del progresismo estadounidense.

Esto lo sabemos a ciencia cierta porque un 5 de septiembre del 2016, un grupo de empleados de Facebook se contactaron con el diario Gizmodo, para revelar que estaban siendo obligados a censurar secretamente contenido de derecha en la plataforma.

Rutinariamente, suprimíamos las noticias conservadoras”, dijo uno de los denunciantes, quien aseguró que, por lo menos desde 2014, las autoridades de Facebook les habían dado la orden de no darle espacio a las noticias que apoyen al Partido Republicano o de tendencias conservadoras.

Varios ex “moderadores de noticias” de Facebook, como se les conoce internamente, también le dijeron a Gizmodo que recibieron instrucciones de “inyectar” artificialmente historias seleccionadas en el módulo de noticias de tendencias, incluso si no eran lo suficientemente populares como para justificar su inclusión, o en algunos casos no eran tendencia en absoluto, siempre en favor de la izquierda.

Un pequeño grupo de jóvenes periodistas, educados principalmente en la Ivy League o en universidades privadas de la costa este, que organizan el módulo de “tendencias” en la esquina superior derecha de la plataforma, tienen acceso a una lista clasificada de temas de actualidad que aparecen en el algoritmo de Facebook, que prioriza las historias que deben mostrarse a los usuarios de Facebook en la sección de tendencias. Los moderadores escriben titulares y resúmenes de cada tema e incluyen enlaces a sitios de noticias”, describe Gizmodo.

Siempre inyectábamos noticias de izquierda y suprimíamos las de derecha“, aseguró el trabajador de Facebook que se había recién ido de la empresa.

Entre los temas suprimidos en ese entonces, el ex empleado dio de ejemplo el caso de la exfuncionaria del IRS Lois Lerner, denunciada por los republicanos de escrutar indebidamente a los grupos conservadores. “Esa noticia jamás fue permitida ser tendencia en Facebook“, explicó. 

También nos decían que suprimamos noticias del gobernador de Wisconsin, Scott Walker; el popular agregador conservador de noticias Drudge Report; Chris Kyle, el ex SEAL de la Marina que fue asesinado en 2013; y el excolaborador de Fox News, Steven Crowder. “Creo que tuvo un efecto escalofriante en las noticias conservadoras”, dijo el ex moderador.

Fuimos absolutamente parciales. Lo estábamos haciendo subjetivamente. Solo depende de quién sea el moderador y qué hora del día sea”, dijo otro de los ex empleados. “De vez en cuando, una fuente de noticias conservadora tenía una historia primero. Pero tendríamos que esperar a que la misma noticia sea publicada en un medio de izquierda para dejar que aparezca en Facebook”, agregó.

Las historias cubiertas por medios conservadores como BreitbartWashington Examiner y Newsmax, que eran lo suficientemente populares como para ser detectadas por el algoritmo de Facebook se excluyeron a menos que los sitios principales como el New York Times , la BBC y CNN cubrieran las mismas historias.

Desde la publicación de esa lapidaria noticia, muchos más empleados de redes sociales salieron a contar lo mismo sobre Twitter, Instagram, YouTube, Google Search, Tumblr, Snapchat y hasta WhatsApp.

Casi 6 años después, finalmente la derecha toma revancha. Elon Musk, una figura que en el pasado llegó a ser el modelo a seguir de la izquierda, hoy parece haberse cambiado de bando, y está siendo el luchador número uno de la libertad de expresión en Estados Unidos.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.