Redacción BLesCasi un centenar de senadores y representantes republicanos enviaron una carta al fiscal general y el secretario de salud pidiendo explicaciones de por qué desestimaron una denunciada realizada en 2020 contra un centro médico que obliga a sus empleados a realizar abortos a pesar de que estos objetaron su participación basados en la ley de consciencia que ampara a los americanos que no deseen involucrarse en abortos.

En la carta con fecha 11 de agosto que fue publicada por el Daily Caller y está dirigida al fiscal general Merrick Garland, y al secretario de salud y servicios humanos, Xavier Becerra, los republicanos expresan su preocupación por su “decisión coordinada de solicitar el sobreseimiento voluntario en la demanda contra el Centro Médico de la Universidad de Vermont (UVMMC) por violar a sabiendas, deliberadamente y en repetidas ocasiones las leyes federales de protección de la conciencia”.

En agosto de 2018, la oficina de derechos civiles (OCR) del Departamento de salud y servicios humanos bajo la Administración Trump, envió una notificación al UVMMC por haber violado la ley federal al obligar a una enfermera a asistir un aborto voluntario, a pesar de que la persona había presentado más de una vez su objeción a participar de dicho procedimiento.

El Centro Médico se negó a cumplir con lo requerido en la notificación y por ello el Departamento de Salud refirió el caso al Departamento de Justicia que presentó una demanda el 16 de diciembre de 2020 por violar las Enmiendas de la Iglesia.

En 9173 el Congreso aprobó la Enmienda de la Iglesia la cual prohíbe a todas las instituciones médicas que reciben financiación federal discriminar a empleados que se niegan a participar de un aborto basados en creencias religiosas o convicciones morales.

“Las Enmiendas de la Iglesia crean un derecho ilimitado para que el personal sanitario ‘se niegue a participar en abortos sin temor a acciones laborales adversas o a la pérdida de privilegios del personal’”, explican los republicanos en su carta.

El Centro Médico recibe financiación federal desde 1998 y solo en 2020 recibió 1.6 millones de dólares, por lo que está obligado a cumplir con las enmiendas de la iglesia, explican los republicanos.

Los legisladores acusan al UVMMC de haber forzado a sus empleados que no deseaban participar de abortos reiteradamente con al menos 10 enfermeras que también intentaron ampararse con las leyes de objeción de conciencia pero tuvieron que asistir al menos 20 procedimientos de abortos.

El departamento de salud liderado por Becerra anuló la notificación de infracción, retiró su remisión del caso y solicitó al Departamento de Justicia que desestime la denuncia y efectivamente el 30 de julio el Departamento de Justicia desestimó el caso, sin haber sancionado al UVMMC y desconociendo los derechos violados de la enfermera.

El problema grave, explican en su carta los legisladores, es que los trabajadores sanitarios no tienen otras medidas judiciales que los amparen contra la discriminación en escenarios como estos, lo cual deja a estas personas sin recursos con los que defenderse.

Le recomendamos: Lo que NO TE CONTARON de la MEGAFIESTA de OBAMA

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Vuestro manejo de este caso es un profundo error judicial y un rechazo a su compromiso de hacer cumplir las leyes federales de conciencia para los estadounidenses de todas las creencias y credos religiosos, y especialmente para los médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud que se oponen al aborto”, escribieron los republicanos.

“Vuestras acciones señalan a los empleadores de todo el país que no necesitan cumplir la ley porque sus agencias no la harán cumplir”, continuaron. “También señalan que esta administración prefiere permitir que se violen las conciencias a instancias del lobby del aborto en lugar de hacer cumplir la ley y proteger la libertad religiosa”.

Los legisladores argumentaron que viviendo en una sociedad diversa como la de Estados Unidos, las leyes que protejan a las personas que tienen diferentes formas de pensar, no deberían ser necesarias.

“Sin embargo, debido a las acciones coercitivas de empleadores como UVMMC y la hostilidad hacia las convicciones religiosas y morales mostrada por vuestras agencias en este caso, la importancia de estas leyes queda claramente demostrada”, sentenciaron en su carta los congresistas.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.