Redacción BLes – Los demócratas “tienen un problema”, aseguró el miércoles el legislador republicano de mayor rango del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Doug Collins, ya que afirma que no tienen hechos ni pruebas. 

En referencia al primer día de audiencias que se iniciaron ayer miércoles en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Collins dijo a Fox News

“Es un nuevo día. Nuevos testigos. Una nueva y brillante sala de audiencias… ¿Sabes qué? El mismo triste problema de siempre. No tienen hechos… Así que están tratando de fingir lo mejor que pueden para convencer al pueblo estadounidense de que realmente tienen algo”. 

Una vez concluidas las audiencias en el Comité de Inteligencia y a la vista del informe emitido, el Comité Judicial tiene como misión determinar qué artículos de la Constitución se podrían invocar para destituir al presidente. 

Donald Trump fue acusado de presionar a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, durante una llamada telefónica el 25 de julio para que investigara los casos de corrupción que acechan al exvicepresidente Joe Biden, punto que ambos líderes niegan, en base a las declaraciones de un denunciante anónimo que reconoce no haber estado presente durante la conversación. 

En este contexto, los republicanos y muchos analistas han interpretado la presencia de hasta cuatro profesores de derecho para testificar el miércoles como una señal de miedo de los demócratas ante la falta de hechos o testimonios que den consistencia a las graves acusaciones contra el presidente. 

“Están teniendo un problema”, dijo Collins, el principal republicano en el Comité Judicial de la Cámara, a los periodistas de acuerdo con The Washington Examiner.

Sobre la audiencia del miércoles el congresista aseguró: “Es simplemente un relleno porque Jerry Nadler [presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes] no sabía qué más hacer”. 

Por su parte, el senador republicano, Lindsay Graham cree que la presencia de tanto erudito evidencia los desesperados intentos de los demócratas por demostrar que la supuesta acusación de conducta inapropiada del presidente “encaja” en la Constitución. 

“No veo el interés de tener [cuatro] profesores de derecho en lugar de uno”, dijo el republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, presidente del Comité Judicial del Senado. “Me parece que están tratando de demostrar que, bajo el estándar constitucional, esto [la acusación] encaja”.

Y no parece que estén teniendo mucho éxito en el empeño, más bien al contrario. 

Uno de los profesores convocados a dar su experta opinión sobre el caso, el profesor de derecho de la Universidad George Washinton, Jonathan Turley, un abierto opositor de Donald Trump, aseguró que este proceso es “lamentablemente inadecuado“. 

“Uno puede oponerse a las políticas o acciones del presidente Trump, pero aun así llegar a la conclusión de que el caso legal actual para el juicio político no sólo es lamentablemente inadecuado, sino que en algunos aspectos es peligroso como base para el juicio político contra un presidente estadounidense”, declaró Turley.

Los demócratas acusan al presidente de presionar a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelesnkip, para que investigara al exvicepresidente Joe Biden por sus negocios en Ucrania, durante una llamada telefónica el 25 de julio. 

El hijo de Biden, Hunter, trabajó para la empresa energética ucraniana Burisma por un sueldo millonario entre 2014 y 2019 sin tener ninguna experiencia en el sector.

En 2018 el propio Biden reconoció que, en 2016 y siendo vicepresidente bajo Barack Obama, presionó al presidente ucraniano para que despidiera al fiscal general que estaba investigando a la compañía de su hijo por corrupción. 

“La referencia al acuerdo de Hunter Biden con Burisma nunca debería haber ocurrido y es digna de la crítica al presidente Trump que ha desatado. Sin embargo, no se trata de un caso de soborno”, explicó el profesor de derecho.

Sin embargo, añadió: “En mi opinión, no hay jurisprudencia que apoye un reclamo de intención corrupta en tales comentarios para apoyar un cargo de soborno”.

El presidente Trump “creyó honestamente que había un trato corrupto con Hunter Biden que no fue investigado a fondo por la administración de Obama, la solicitud de una investigación no es corrupta, a pesar de su inoportunidad”, añadió.

“El presidente Trump no será nuestro último presidente y lo que dejemos a raíz de este escándalo dará forma a nuestra democracia para las generaciones futuras”, advirtió Turley, quien también testificó en el juicio político contra el expresidente Bill Clinton, en su testimonio inicial.

“Me preocupa reducir los estándares de juicio político para que se ajusten a una escasez de evidencia y una gran cantidad de ira”, agregó. 

[súmate a nuestro grupo “Latinos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: ¿Quién es Q? El plan para destruir EE. UU. en 16 años

videoinfo__video2.bles.com||99ca5d0cd__

Ad will display in 09 seconds
Temas: