El embajador de China en Londres, Liu Xiaoming, amenazó al gobierno de Reino Unido luego de que este anunciara el fin del acuerdo de extradición con Hong Kong como medida para evitar detenciones arbitrarias por parte de las autoridades en ese territorio a ciudadanos británicos.

Liu se mostró en desacuerdo con la respuesta del Reino Unido a la nueva ley de seguridad impuesta en Hong Kong, argumentando que al tomar la decisión de poner fin al acuerdo de extradición, estaba interfiriendo en los asuntos internos de China y al mismo tiempo advirtió posibles consecuencias.

“China nunca ha interferido en los asuntos internos del Reino Unido. El Reino Unido debería hacer lo mismo con China. De lo contrario, debe tener las consecuencias”, expresó Liu.

Según el diario británico The Guardian, el lunes el secretario de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, dio a conocer la decisión de adherirse a la propuesta de Australia, Canadá y Estados Unidos de suspender el mencionado acuerdo con la antigua colonia británica.

La medida tomada por los mencionados gobiernos impide que sus ciudadanos, que se encuentran en Hong Kong, sean víctimas de arrestos arbitrarios por parte de las autoridades después de que el gobierno central chino impusiera la polémica ley de seguridad que castiga los actos de secesión, subversión del poder estatal o actividades antigubernamentales. 

Como señaló la National Review , el PCCh podría usar el Artículo 38 de la nueva ley para enjuiciar delitos que son ilegales en China pero legales en Occidente. En otras palabras, los agentes de seguridad del régimen chino podrían arrestar a los occidentales en la nueva base de Beijing en la ciudad por hablar abiertamente sobre las democracias occidentales.

De acuerdo con el Departamento de Relaciones exteriores de Australia,[un ciudadano] “puede correr un mayor riesgo de detención por motivos de seguridad nacional vagamente definidos. Podría violar la ley sin tener la intención. Si le preocupa la nueva ley, reconsidere su necesidad de permanecer en Hong Kong”, según informó la BBC.

Entre tanto, los anuncios del secretario de Asuntos Exteriores británico se presentaron luego de que el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, visitara Londres para hablar de China, la tecnología 5G junto con un posible acuerdo de libre comercio posterior al Brexit.

Como señala The Guardian, Reino Unido hace poco extendió un embargo de armas a Hong Kong el cual fue establecido luego de presentarse la masacre de Tiananmen Square en 1.989. Además la semana pasada se anunció que la compañía de telecomunicaciones china Huawei será despojada de las rede 5G del país para el 2027.

Ante los recientes declaraciones del gobierno británico, un portavoz de la embajada china se quejó anunciando que “el Reino Unido ha ido aún más lejos por el camino equivocado sin tener en cuenta la posición solemne de China y sus reiteradas representaciones”

Por su parte el editor en jefe Hu Xijin del Global Times, medio conocido por impulsar la propaganda del régimen chino, amenazó con que China contrarrestaría las sanciones del Reino Unido. El mismo medio citó a observadores no identificados para advertir que el Reino Unido “pagaría el precio por sus nuevos movimientos contra China”.

China ha sido acusada por haber violado la declaración conjunta sino-británica que fue establecida luego de que Hong Kong, excolonia británica, terminará siendo recuperada por China. Dicha disposición garantizaba sobre la Región Administrativa Especial la prolongación de su autonomía por 50 años.