Redacción BLes– Una recaudación de fondos para el teniente coronel Stuart Scheller ha recibido más de 2 millones de dólares de sus partidarios para ayudar a financiar sus gastos legales tras ser encarcelado por criticar repetidamente la caótica retirada de Afganistán de la administración Biden.

Scheller, de 40 años, fue detenido el lunes y encarcelado en el calabozo de Camp Lejeune después de que supuestamente infringiera cuatro leyes militares al negarse a recibir órdenes de dejar de publicar vídeos críticos con altos cargos militares en las redes sociales, según informó el sábado 2 de octubre el Daily Mail.

Se espera que el marine haga su primera comparecencia ante el tribunal de Carolina del Norte la próxima semana.

La Fundación Pipe Hitter, fundada por el Navy Seal Eddie Gallagher, puso en marcha la recaudación de fondos, que ha recibido más de 26.000 donaciones y ha recaudado un total de 2,08 millones de dólares. El dinero servirá para financiar los gastos legales y para ayudar económicamente a la mujer de Scheller y a sus tres hijos, así como para ayudar a la transición de Scheller fuera del ejército.

En su declaración, la fundación afirma que está increíblemente orgullosa de ayudar a Scheller, que tuvo el valor de exigir responsabilidades a sus mandos tras una desastrosa salida de Afganistán que provocó la muerte de 13 de sus compañeros de servicio.

Tras haber servido 17 años en el ejército, a Scheller le faltan pocos años para jubilarse, pero ni la pensión ni los beneficios le importaron más que hacer lo correcto: exigir responsabilidades.

“Stu lo arriesgó todo para defender lo que cree”, dijo el recaudador de fondos. “El teniente Scheller declaró en su primer vídeo que estaba dispuesto a perder su trabajo, su jubilación y la estabilidad de su familia para defender la responsabilidad. Y perdió las tres cosas”.

La fundación dijo que apoya a Scheller y a su familia porque es precisamente el tipo de marine que el país necesita para hacer frente a la estructura de seguridad nacional que tiene un largo historial de ineficacia, corrupción y fracaso.

Scheller dimitió el 29 de agosto tras expresar su descontento con lo que denominó una retirada sin tacto de las tropas estadounidenses de Afganistán.

Desde entonces, Scheller ha publicado vídeos para criticar a sus superiores militares, incluido uno en el que parecía amenazar a sus jefes, diciendo: “Cuando termine lo que voy a hacer, todos ustedes van a necesitar los puestos de trabajo y la seguridad”.

En un documento de acusación militar se acusa a Scheller de desacato a los oficiales, desobediencia intencionada a un oficial superior comisionado, incumplimiento de órdenes o reglamentos y conducta impropia de un oficial o un caballero.

Se le ha puesto “en reclusión preventiva'” mientras espera una audiencia preliminar en virtud del artículo 32 para determinar si rompió la cadena de mando, y está previsto que comparezca ante el tribunal la próxima semana después de que se retrasara su primera comparecencia.

Al menos 36 congresistas han firmado una carta pidiendo la liberación de Scheller en una iniciativa liderada por el representante Louie Gohmert (republicano de Texas), quien dijo que el encarcelamiento del marine “parece ser por mensaje, retribución y conveniencia.”

Dan Knight – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.