Redacción BLes- La encuestadora estadounidense Rasmussen presentó sus más recientes resultados el 22 de octubre, de acuerdo con los cuales: “El 52% de los probables votantes de EE.UU. aprueban el desempeño del presidente Donald Trump”.

Si bien esta misma cifra ya la había alcanzado el 26 de septiembre en otro sondeo de Rasmussen, y también el 26 de agosto de acuerdo con Zogby, que regrese a ese nivel de aprobación a tan solo 11 días de la posible reelección es una buena noticia para Trump y sus electores. 

Si bien las diferentes cifras presentadas por los grandes medios de comunicación suelen ser cuestionados, es claro el empuje ascendente que se evidencia en las encuestas recientes para Trump. 

La misma encuestadora Rasmussen presentó para Trump, a principios de este mes, resultados que superaban hasta en dos dígitos los de su oponente, el candidato demócrata presidencial, Joe Biden.

“El 56% de los estadounidenses esperan que Trump prevalezca sobre Biden en las elecciones de noviembre, mientras que el 40% piensa que Biden ganará”, una diferencia de 16 puntos informó Rasmussen. 

“Aunque la mayoría de los partidarios piensan que el candidato de su partido ganará, los republicanos son más propensos a creer que Trump ganará (90%) que los demócratas que piensan que Biden ganará (73%). El 56% de los independientes predicen que Trump ganará”, agregó.

Mientras tanto Trump refina las descripciones de la labor desempeñada durante su primera presidencia, para que los electores tengan mayor claridad a la hora de definir su reelección. 

“¡11 DÍAS! Hacer a América Grande de Nuevo (MAGA)” tuiteó Trump adjuntando uno de los videos más recientes de su campaña.

Igualmente le resultan favorables a Trump los resultados obtenidos al debatir frente a Biden, y estos son eventos considerados como indicadores muy aproximados de los resultados finales de las elecciones.

Por otro lado, pesan fuertemente contra Biden su edad, cerca de 78 años, y los constantes errores y equivocaciones que comete en sus intervenciones públicas, estas han sido tomadas como muestras de deterioro mental.

Adicionalmente, el fuerte giro hacia la izquierda radical del partido demócrata señalaría que el partido ha sido tomado por los socialistas, quienes llevarían a la nación por esa vía, no deseable para la mayoría de los estadounidenses.

José Hermosa-BLes.com