El mandatario estadounidense cedió fugazmente el poder a Kamala Harris durante 85 minutos. Posteriormente el parte médico mencionó algunas observaciones aunque aseveró que Biden está apto para seguir gobernando

Un total de 85 minutos fueron los que el presidente Joe Biden cedió la Presidencia a Kamala Harris mientras se sometía a una colonoscopia como parte de un examen médico de rutina. La fugaz presidencia encargada de la exsenadora demócrata solo sirvió para titulares de prensa por haberse convertido en la primera mujer que asume la Presidencia de Estados Unidos. Luego de ese breve periodo, la Casa Blanca publicó un memorando firmado por el Dr. Kevin O’Connor, en el que se detalla el estado de salud del mandatario de 78 años.

Harris asumió el cargo en medio de una caída en sus índices de aprobación. Además, han surgido testimonios de posibles diferencias entre ella y el presidente de EE. UU. porque siente que no se le está preparando o posicionando adecuadamente y que, por el contrario, «se le está dejando de lado», según informantes reseñados por la prensa estadounidense.

En medio de este contexto y con Biden de nuevo en funciones, el médico mencionó que al mandatario se le realizaron otros exámenes. Hizo dos «observaciones específicas» que justificaban una «investigación detallada» adicional. Una de ellas fue el «paso perceptiblemente más rígido y menos fluido» de Biden. Esto, finalmente lo atribuyó a un «desgaste» degenerativo de su columna que, según el informe, no requiere «un tratamiento».

Lo siguiente fue un «carraspeo y tos durante las charlas» que se viene agravando por la edad del mandatario. «Presenta tales síntomas desde que lo conozco, pero ciertamente parecen ser más frecuentes y más pronunciados en los últimos meses», citó O’Connor, médico de Biden desde que era vicepresidente.

Resultados de la colonoscopia

Siguiendo con el informe médico, al mandatario le diagnosticaron una «neuropatía periférica leve en ambos pies», aunque «no demostró ninguna debilidad motora».

Respecto a la mencionada colonoscopia, a Biden le hallaron un pólipo «de apariencia benigna» que «se eliminó sin dificultad». No obstante, la evaluación del pólipo se completará a inicios de la próxima semana. «El presidente nunca ha tenido cáncer de colon», aseveró el texto.

El estudio que mantuvo sedado a uno de los hombres más poderosos del mundo, es hasta los momentos la única vía que ha llevado a Kamala Harris al poder por escasos minutos. La novedad trajo todo tipo de comentarios debido a las aspiraciones presidenciales que podría tener la alta funcionaria y las cuales tampoco ha conversado con Biden.

«El presidente sigue estando en condiciones de cumplir su deber y cumple plenamente todas sus responsabilidades sin exenciones ni adaptaciones», expresó el memorando.

 

Estudio físico fuera de agenda

Joe Biden se trasladó este viernes al Centro Médico Walter Reed, ubicado en Bethesda, Maryland. Se trató de un examen de rutina, según la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. Sin embargo, la cita no aparecía en la agenda oficial de Biden, según la agencia EFE.

Varios episodios han llamado la atención sobre la salud del presidente estadounidense. Lagunas mentales, tropiezos y siestas en medio de la cumbre mundial del clima avivan los rumores de que la avanzada edad le estaría impidiendo ejercer en pleno sus funciones.

Tal como establece la Constitución, Biden dejó por escrito su ausencia. Firmó dos cartas, una a las 10:10 de la mañana para ceder temporalmente el poder a su vicepresidente, y otra a las 11:35 para recuperarlo. Por lo pronto, los médicos aseguran que no hay mayores irregularidades, por lo que continuará sus tareas. Mientras, Kamala Harris regresó a su cargo en la Vicepresidencia con la asignatura pendiente de resolver la crisis migratoria.

Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.