Redacción BLesLuego de que el presidente Joe Biden se refiriera la campaña de control de vacunación puerta a puerta, varios usuarios de redes sociales criticaron la medida, en especial el grupo conservador House Freedom Caucus, quien calificó las “visitas” domiciliarias como una violación a la privacidad “profundamente perturbadora”.

Formado en 2015, el House Freedom Caucus es un grupo del Congreso formado por miembros republicanos conservadores de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. 

Su actual presidente, el representante Andy Biggs (republicano de Ariz.), llamó a esta campaña “espionaje puerta a puerta”, mientras lidera el esfuerzo para pedir a la Casa Blanca que explique la “autoridad constitucional y estatutaria” para llevarla a cabo. 

“Los controles de vacunación puerta a puerta en los estadounidenses son un abuso flagrante de la autoridad del gobierno y un juego de poder por parte de la administración Biden”, dijo Biggs, republicano por Arizona, en un comunicado a Fox News. “El gobierno federal no tiene derecho a rastrear la información médica privada de los estadounidenses ni a intimidar a las personas para que se vacunen”.

A su vez, Biggs y otros 31 republicanos del grupo conservador enviaron a Biden una carta el viernes, exigiendo respuestas. 

“La decisión de su administración de ir de puerta en puerta para coaccionar a las personas para que reciban una vacuna COVID-19 es profundamente perturbadora y viola la privacidad de los estadounidenses”, escribieron los legisladores republicanos en la carta. 

“La información médica privada de millones de estadounidenses nunca debería ser motivo de preocupación para el gobierno federal. Los estadounidenses deben tener la libertad de tomar sus propias decisiones de salud personales”, agregaron.

Biggs le dijo a Fox News que la Casa Blanca debería dedicar su tiempo a concentrarse en el aumento de migrantes en la frontera sur y otros problemas.

“En lugar de entrometerse en decisiones médicas privadas, la administración Biden debería enfocarse en abordar la crisis fronteriza, el aumento desenfrenado de la inflación y la ola de delincuencia que está plagando a las ciudades estadounidenses, todas las crisis que creó”, dijo Biggs. “El espionaje de puerta en puerta a los estadounidenses es un ejemplo más del floreciente estado de vigilancia por parte del gobierno nacional”.

Puerta a puerta

“Ahora tenemos que ir de comunidad en comunidad, de barrio en barrio y, a menudo, de puerta en puerta, literalmente tocando puertas, para ayudar a las personas que quedan protegidas del virus”, dijo Biden el martes 6 de julio en una sesión informativa.

Ese mismo día, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, se refirió al asunto para reforzar los comentarios de Biden, respecto a los esfuerzos de vacunación.

Psaki explicó que el alcance comunitario de puerta a puerta está dirigido a vacunar a los estadounidenses que aún no han sido inoculados, asegurándose de que tengan la “información que necesitan sobre cuán segura y accesible es la vacuna”. 

Asimismo comentó que la campaña puerta a puerta ha estado en marcha desde abril, está formada por voluntarios de la comunidad y está dirigida a zonas del país con bajas tasas de vacunación.

El pasado 18 de junio la VP Kamala Harris viajó a Atlanta para instar a los estadounidenses que aún no han sido vacunados contra el virus PCCh a que reciban sus dosis y dio a los activistas voluntarios una serie de consejos sobre cómo superar las objeciones a la vacuna.

La administración de Biden no alcanzó su objetivo fijado para el 4 de julio de tener al menos el 70% de los estadounidenses adultos vacunados -al menos con una dosis- contra el virus pcch (COVID-19). Según los CDC, poco más del 67% de los adultos en el país había recibido al menos una dosis hasta el jueves.

Le recomendamos: Lo que hay DETRÁS del ASESINATO del presidente de HAITÍ

Ad will display in 09 seconds

Vacilación 

El temor o las dudas por vacunarse de algunas personas puede atribuirse -en gran parte- a la información disponible que reporta las muertes o los efectos secundarios que han provocado las vacunas experimentales (aprobadas de emergencia en fase 3) a personas de todas las edades.

De acuerdo a datos del VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System), el Sistema de notificación de eventos adversos de las vacunas de EE. UU., hasta el momento el número de muertes y lesiones notificadas asciende a 438.441 casos, con 9.048 muertes asociadas a la vacuna y 7.463 casos de incapacidad permanente.

Todos los viernes, VAERS hace público los informes de lesiones por vacunas recibidos por el sistema a partir del viernes de la semana anterior.

Los republicanos son los más escépticos respecto a las vacunas. Una encuesta de Fox News en junio encontró que el 55% de los republicanos encuestados dijeron que recibieron la vacuna contra el coronavirus, en comparación con el 78% de los demócratas y el 59% de los independientes. 

Celeste Caminos– BLes.com