Redacción BLesUn profesor universitario de la Universidad Estatal Shawnee en Ohio, se negó a llamar a un estudiante transgénero por su pronombre no biológico y sufrió el acoso tanto del estudiante como de las autoridades universitarias que amenazaron con despedirlo. El caso llegó a la Corte de Apelaciones, quien falló a favor del profesor y de la libertad de expresión.

El profesor Nicholas Meriwether fue “castigado por su discurso sobre un tema muy controvertido”, informó la corte de apelaciones de Ohio. “Y lo hizo a pesar de las protecciones constitucionales otorgadas por la Primera Enmienda”, agregó.

Fue en el año 2018, cuando Meriwether llamó “señor” a un alumno transexual, lo que, según él, sucedió accidentalmente porque no se le informó del pronombre que prefería utilizar su estudiante.

Según la demanda, la estudiante luego “exigió” que la llamaran “Sra.”, como al resto de las estudiantes mujeres y lo amenazó con ser despedido si no cumplía con su exigencia. Paralelamente las autoridades universitarias le pidieron a Meriwether que dejara de usar títulos masculinos y femeninos y pronombres de género, pero el docente, apelando a la lógica, argumentó que el pedido era casi imposible de cumplir.

Para solucionar el inconveniente el docente ofreció referirse a la estudiante en cuestión solo por su apellido. Pero en un cierto momento, volvió a llamar al estudiante “Sr.” frente a la clase por accidente y allí se incrementaron los problemas y acusaciones contra él que finalmente terminaron en la Corte de Apelaciones, que afortunadamente le dió la razón al docente.

Le recomendamos:

La reciente sentencia de la Corte abrió las puertas para que el docente denunciara a la Universidad por el maltrato recibido.

Meriwether, en diálogo con Tucker Carlson en Fox News, explicó por qué demandó a la universidad después de que lo acusaran de  haber creado un “ambiente hostil” y amenazaran con dejarlo sin trabajo. 

“Bueno, básicamente si no hubiera demandado, me habrían despedido. Esa fue una razón. No fue la única razón. La otra fue como usted dice, creo que tenemos que enfrentarnos a ello y creo que estamos perdiendo nuestra libertad académica. Estamos perdiendo nuestra libertad para estar en desacuerdo y que la gente lo haga”, se defendió Meriwether.

Luego continuó lamentando y advirtiendo que: “Las cosas se pondrán mucho, mucho peor. Y mucho más rápido”.

Meriwether estuvo acompañado por su abogada, Kristen Wagoner, de Alliance Defending Freedom, quien explicó la importancia del precedente legal que estableció este caso.

“Ganamos por motivos de libertad de expresión y libre ejercicio. La corte de apelaciones del sexto circuito dijo muy claramente que el uso de títulos y pronombres es parte de un debate en el que esta nación está participando en este momento”, informó la abogada.

Wagoner también advirtió que no es función del gobierno fijar los términos de este debate o intervenir de un lado o del otro. La decisión del tribunal en realidad hizo referencia a lo que sucedería si el gobierno se posicionara sobre este asunto. 

“Por ejemplo, el gobierno podría obligar a un pacifista a tener que apoyar la guerra. Podría obligar a un ícono de los derechos civiles a criticar a los jinetes de la libertad, o incluso obligar a un cristiano a negar la existencia de Dios”, remarcó Wagoner.

Lamentablemente el gobierno actual ya se ha embanderado con la comunidad LGTB en su lucha por avanzar sobre derechos que atentan contra la libertad de expresión y pensamiento de todos aquellos que no comulguen con sus ideales. 

 Andrés Vacca– BLes.com