Redacción BLes – El presidente Trump en un tuit publicado el sábado pasadas las 1:30 de la madrugada, convocó a una masiva marcha en contra del fraude, el 6 de enero en DC. “Debes estar allí, será enorme”, fueron las palabras del presidente para incentivar a sus simpatizantes.

No es habitual, más bien se puede decir que es inédito, escuchar al presidente Trump convocar a sus seguidores a una protesta en las calles. Claro, estamos viviendo una situación límite, y lo que está en juego es la democracia de los Estados Unidos. 

Por este motivo es que el presidente Trump convocó a la sociedad en su conjunto a concentrarse el 6 de enero en una masiva marcha en favor de la democracia y en contra del histórico fraude electoral.

No es casual la fecha elegida por Trump para llenar las calles, el 6 de enero el Congreso definirá el nombre del presidente que regirá al país durante los próximos cuatro años, si no ocurre otro acontecimiento decisivo al respecto antes del 20 de enero, fecha que señala la Constitución como definitiva. 

En su mensaje publicado en Twitter, el presidente Trump citó una nota del Washington Examiner sobre el informe de 36 páginas de Peter Navarro, que alega que el fraude electoral fue lo que permitió la victoria por parte de Joe Biden.

“Peter Navarro publicó un informe de 36 páginas en el que alega que el fraude electoral ‘está lo suficientemente probado’ como para dar la victoria a Trump https://washex.am/3nwaBCe. Un gran informe de Peter. Es estadísticamente imposible haber perdido las elecciones de 2020. Gran protesta en D.C. el 6 de enero. ¡Debes estar allí, será enorme!”, fueron las palabras escritas por el presidente Trump en su tuit.

El informe “Engaño inmaculado” de 36 páginas, “evalúa la imparcialidad e integridad de las elecciones presidenciales de 2020 mediante el análisis de las presuntas irregularidades electorales en seis estados clave en el campo de batalla”.

Además concluye que los patrones en las irregularidades electorales son tan consistentes en los seis estados analizados, que sugieren una estrategia coordinada y sistémica para ensuciar el proceso electoral de tal manera que se incline injustamente el terreno a favor de la boleta Biden-Harris, y de este modo lograr robar las elecciones.

Los estados en conflicto legal, demandados por los abogados de la campaña Trump, son Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pennsylvania y Wisconsin, que certificaron sus votos electorales irregularmente en favor del candidato demócrata presidencial, Joe Biden. 

Entretanto, los republicanos leales a la causa defienden desde diferentes frentes la transparencia electoral, confiados en que finalmente se respete la voluntad electoral de los 75 millones de votantes que optaron por la reelección del presidente Trump.  

El 14 de noviembre una mega marcha autoconvocada por seguidores del presidente Trump, se concentraron en Washington haciendo eco de las primeras noticias sobre el fraude electoral que se estaba develando durante esos días. 

El presidente y su caravana pasaron junto a los partidarios, algunos de ellos ondeando banderas de Trump y sosteniendo carteles que decían “Detén el fraude” y “El mejor presidente de todos los tiempos”. 

La convocatoria en noviembre fue impactante y se espera que la del 6 de enero, alentada por el propio presidente, sea aún mayor.

Andrés Vacca – BLes