Redacción BLesEl representante Warren Davidson presentó un proyecto de ley el jueves 24 para prohibir que las empresas privadas de cualquier estado requieran a sus empleados como requisito para trabajar una prueba que indique haberse colocado alguna de las vacunas contra el Virus del Partido Comunista Chino (PCCh), argumentando que tales requisitos representan “una violación inherente de las libertades civiles”. 

Un legislador de la Cámara de Representantes, el republicano Warren Davidson, fue quien encabezó la presentación del proyecto de ley. En diálogo con Fox News dijo al respecto de aquellas empresas que exigen la vacuna COVID como requisito para ingresar a trabajar:

“En realidad, no proporcionan una base racional para la actividad discriminatoria; están ocupados separando a las personas sanas de otras personas sanas con la presunción de que las personas sin una vacuna no están sanas”, dijo Davidson. “Es una violación de las libertades civiles”.

El proyecto de ley apunta a prohibir al gobierno federal emitir cualquier forma de pasaporte de vacunas, pero además prohíbe que los estados hagan lo mismo como condición para recibir fondos federales. 

Lo más destacable es que la prohibición alcanza también a las empresas privadas conectadas al comercio interestatal, sobre las cuales se prohíbe que “cualquier patrón o cliente proporcione cualquier documentación que certifique la vacunación COVID-19, o la recuperación posterior a la transmisión, como condición” del servicio. 

Esta iniciativa va mucho más allá de los proyectos de ley similares presentados a principios de este año, incluido el del representante republicano Andy Biggs, el cual solo evitaría que el gobierno federal emita pasaportes de vacunas. 

Si bien dada la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes y en el Senado, es difícil que el proyecto sea aprobado, pero representa la creciente oposición que existe, no solo en Estados Unidos, sino en el mundo en general a obligar a la población a inyectarse una vacuna que aún está en proceso de experimentación y con graves denuncias sobre efectos adversos graves y muertes.

Le recomendamos: NURSULTÁN | ¿La CIUDAD FUTURISTA del CABAL?

Ad will display in 09 seconds

Davidson insistió en que lo fundamental de su proyecto de ley, es garantizar las libertades civiles con las que cuentan los estadounidenses, respecto a que hacer y como cuidar su propio cuerpo.

“La idea de que las personas no pueden restaurar nuestra forma de vida y reconectarse con la sociedad civil a menos que reciban una vacuna es una violación inherente de las libertades civiles”, aseguró Davidson.

El proyecto de ley surge justo cuando en casi todos los estados del país se está volviendo a las actividades normales. Al mismo tiempo se dispararon las denuncias que indican que muchas organizaciones, privadas y públicas, están exigiendo para el ingreso de las personas y trabajadores estén vacunadas contra el Virus PCCh, estas organizaciones incluyen desde comercios privados hasta hospitales, escuelas y universidades.

La sanción para las empresas que violen la prohibición de verificar el estado de la vacuna contra el coronavirus según el proyecto de ley de Davidson sería una prohibición de dos años para recibir fondos o subvenciones federales. Las personas también podrían demandar a una empresa que niegue sus servicios por el estado de vacunación del cliente.

Andrés Vacca– BLes.com