Redacción BLesEmpresarios locales se vieron obligados a contratar sus propias patrullas de seguridad armada en Portland, Oregón, EE. UU., para contrarrestar la oleada de crímenes que aumentó tras la disminución de la presencia policial. 

“La disminución de la presencia policial creó lo que los propietarios de negocios describen como un vacío de seguridad pública. Las empresas de seguridad privada llegaron con rifles, varillas detectoras de metales y chalecos de kevlar”, citó Daily Wire del 12 de agosto. 

Por las protestas que exigieron desfinanciar a la policía, el recorte presupuestal alcanzó los 15 millones de dólares, lo que se reflejó en la disminución de 120 oficiales de policía, de acuerdo con el medio local Willamette Week.  

Uno de los guardias típicos de estas patrullas es Jean-Pierre LaFont, un veterano de 45 años que prestó sus servicios en Bosnia con los Navy SEALS.

Su estatura es de 1,80 metros, va vestido con un chaleco antibalas y pantalones tácticos de color marrón desierto, con una pistola de 9 mm atada a la pierna y un rifle semiautomático AR-15 colgado del hombro.

Lafont fue contratado por “un contratista militar privado, el tipo de empresa que opera en zonas de guerra”, el Grupo de Protección de Fuerzas Ravencrest, relató. 

Estos grupos de seguridad privada crean cierta inquietud dado que no son justamente oficiales, y dan la imagen de paramilitarismo. 

“No hay suficientes agentes de policía”, explicó Jessie Burke, copropietario del Hotel Society y presidente de la Asociación Comunitaria de Old Town Chinatown.

Y agregó: “Estamos teniendo que hacer lo que el gobierno solía hacer. Estamos haciendo una especie de gobierno clandestino para mantener la seguridad”.

Los índices de criminalidad aumentaron tras la prolongada violencia a la que sometieron a Portland, y a muchas de las grandes ciudades los disturbios promovidos por los grupos marxistas Black Lives Matter y Antifa el año pasado. 

“Los homicidios en Portland aumentaron de 28 en 2019 a 54 en 2020. Seattle vio un aumento de 34 a 53 homicidios, en Minneapolis, un pico de 48 a 82, y Milwaukee vio aumentar los homicidios de 97 a 190 de 2019 a 2020”, informó KGW en junio. 

Le recomendamos: Britney Spears se declara CATÓLICA, pero luego hace algo INESPERADO

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Tras la violenta campaña para recortar la financiación a la policía, respaldada por los demócratas, los resultados han sido desastrosos, entre ellos el aumento de la criminalidad. 

En este sentido, en Nueva York la policía reportó que los crímenes de odio aumentaron un 139 por ciento en la ciudad. Se han investigado 320 informes de posibles ataques de odio hasta el 27 de junio, frente a 134 incidentes durante el mismo período en 2020.

Asimismo, los ataques contra los asiáticos aumentaron en un 400 por ciento. También hubo el doble de ataques a los afroamericanos, en comparación al año pasado, y los delitos por orientación sexual presentaron un aumento del 244 por ciento.

Las contradicciones de la campaña de desfinanciación de la policía se reflejan en que algunos demócratas gastan decenas de miles de dólares en seguridad personal, mientras desprotegen al resto de los ciudadanos. 

Ese es el caso de la legisladora Cori Bush (demócrata  de Missouri). Según los registros de la campaña gastó unos 70.000 dólares en seguridad privada y algunos critican la medida como hipócrita.

Ante estas críticas Cori respondió: “Así que si termino gastando 200.000 dólares, si gasto 10, 10, 10 dólares más en ello, sabes qué, tengo que estar aquí para hacer el trabajo”.

Y agregó entre otras cosas: “Así que aguántate y hay que desfinanciar a la policía. Tenemos que desfinanciar a la policía y destinar ese dinero a las redes de seguridad social porque estamos tratando de salvar vidas”. 

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.