El masivo videjouego que saldrá a fin de año tuvo que salir a aclarar que la prolífica autora no está relacionada con la entrega y se incluyó la posibilidad de elegir un personaje trans.

A fines de este año saldrá un masivo videjuego para las consolas de nueva generación basado en el mundo de Harry Potter. Ambientado en la escuela de Hogwarts en el siglo XIX, “Hogwarts Legacy” promete entregar por fin un titulo que le haga justicia a la saga de libros más exitosa de la historia.

Sin embargo, no todos los fanáticos de Harry Potter están contentos con el lanzamiento del juego desarrollado por Avalanche y Warner. Y el boicot tiene que ver con la creadora del mundo de magos, la escritora inglesa JK Rowling.

Rowling nunca ha ocultado su ideología de extrema izquierda, habiendo apoyado abiertamente a políticos comunistas como Jeremy Corbyn, habiendo militado la creación de un ministerio para la mujer, la legalización total del aborto, una masiva expansión del estado de bienestar, y otras medidas que ella asegura que son parte de la misma “agenda ultra-feminista”, a la que adhiere orgullosamente.

Incluso la autora ha revisado sus libros y cambiado varias cosas para hacerlos más progresistas. Por ejemplo, a pesar de que no hay un solo pasaje en los libros que así lo haga entender, Rowling dijo que el personaje de Albus Dumbledore es gay (algo que fue incorporado a las películas con las precuelas) y que Hermoine Granger es negra.

Estas posturas la convirtieron en un ícono del feminismo por varias décadas, pero la locura progresista ha llegado a tal punto que incluso una izquierdista confesa como JK Rowling no se salva de la cultura de la cancelación.

En diciembre del 2019, décadas de militancia feminista quedaron en el olvido cuando la escritora británica acudió a las redes sociales para anunciar su apoyo a Maya Forstater, una investigadora del Centre for Global Development que había sido despedida por negarse a afirmar que un hombre podía convertirse en mujer.

Esta postura, que luego Rowling siguió profundizando en otros tweets, no parte de una visión conservadora de la realidad. Al contrario, la creadora de Harry Potter se basó en la propia teoría feminista para rechazar que un hombre pueda convertirse en mujer simplemente mutilando sus genitales.

La cultura de la cancelación entró rápidamente en efecto. Fanáticos de Harry Potter en todo el mundo empezaron a subir videos en redes sociales quemando los libros, famosos influencers trans no dudaron en subir videos llorando y gritando en contra de la autora, y los medios alineados al progresismo comenzaron una campaña de difamación que sigue al día de hoy.

Pero en ese momento pasó algo que nadie esperaba. Mientras prácticamente todos los famosos que no se alinean a la agenda de la nueva izquierda terminan haciendo un video pidiendo perdón y retirando sus comentarios, JK Rowling redobló la apuesta y dijo que nunca va a cambiar de opinión.

Cabe aclarar que Rowling sigue siendo una feminista empedernida, y sus comentarios simplemente declaran el hecho de que un hombre nace hombre y aunque se haga cirugías y tome hormonas, seguirá siendo biológicamente un hombre.

En junio del 2020, la escritora llevó el argumento un paso más allá y aseguró en una publicación que los trans nunca van a entender las problemáticas de las mujeres y las “injusticias históricas” que han sufrido las mujeres, ya que, efectivamente, no son ni nacieron mujeres.

Los actores de las películas basados en sus libros, Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint y hasta Eddie Redmayne salieron a hablar en contra de ella por sus dichos. “Las mujeres trans son mujeres, Rowling“, dijo Radcliffe en una deplorable opereta mediática.

En su blog jkrowling.com, la galardonada autora escribió una masiva nota de opinión donde criticó el uso del término “personas que menstruan” para referirse a las mujeres, y reivindicó el feminismo clásico.

En su op-ed, criticó una nota del medio devex.com, titulada “Creando un mundo más igualitario post-COVID-19 para las personas que menstruan“. JK Rowling ironiza sobre el término y habla de la importancia de volver a usar el término “mujeres” para hablar de las mujeres.

La publicación de este artículo le ligó otra ronda de críticas y fue des-inivitada a la reunión del elenco original de Harry Potter a fines de ese año, uno de los papelones más grandes de la historia de Hollywood.

Su artículo fue señalado como un “manifiesto transfóbico“, una “oda a la extrema derecha” y “contenido de odio“. Los medios empezaron a vincularla a Rowling con el movimiento TERF, siglas de “Trans-Exclusionary Radical Feminist”, o feminista radical excluyente-de-trans.

Este movimiento se refiere a un subgrupo del ‘colectivo feminista’ que no creen en los mal-llamados ‘derechos trans’ y aseguran que el feminismo es un movimiento exclusivo de mujeres que nacieron biológicamente como mujeres.

JK Rowling incluso salió en apoyo de las mujeres atletas que denuncian una competencia injusta cuando hombres vestidos de mujeres participan en las ligas femeninas.

Todo esto culminó en una masiva campaña para boicotear “Hogwarts Legacy“, a pesar de que Warner explicó que JK Rowling no está asociada con el proyecto ni siquiera como consultora, justamente por sus “comentarios transfóbicos”.

Pero nada de eso le importa a la turba violenta que busca una nueva víctima para crucificar. Miles de personas que seguramente nunca jugaron un videojuego en su vida, lanzaron campañas en redes sociales con hashtags y trending topics enfocados en convencer a la gente de no comprar el videojuego cuando salga a fines de año.

Avalanche, el desarrollador del videojuegos, rápidamente tuvo que salir a hacer control de daños. Entre varias medidas para apaciguar al público, se anunció que el juego permitirá elegir el sexo “no binario” para el personaje principal, un guiño a la ‘comunidad trans’ que se había quejado de que el juego solo tendría las opciones masculino/femenino por la “transfobia” de Rowling.

No se espera que este boicot sea efectivo, y “Hogwarts Legacy” está proyectado a ser uno de los juegos más exitosos del año, pero sin duda será una mancha más de la locura izquierdista en la cultura occidental.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.