En una histórica votación por 6-3, la Corte Suprema de los Estados Unidos se refirió a dos disposiciones de la Ley Electoral de Arizona que limita los votos por correo con el objetivo de prevenir el fraude, señalando que las mismas no violan ningún elemento de la Ley de los Derechos Electorales.

Este fallo es el primero que el máximo tribunal del país se anima a realizar respecto a las controvertidas elecciones del año 2020. Todas las demandas presentadas por el equipo legal de Donald Trump que llegaron a la Corte Suprema fueron rechazadas por falta de apoyo dentro del órgano, a pesar de la enérgica resistencia de los jueces Clarence Thomas y Samuel Alito.

Después del evidente fraude electoral que ocurrió en 2020 y dado que las leyes de los Estados parecían hasta avalar estas instancias de fraude, las Legislaturas dominada por los republicanos se pusieron manos a la obra y lanzaron varias reformas electorales. Los simpatizantes demócratas hicieron un escándalo por esto, acusando que las nuevas leyes era racista y misógina. Incluso el gobierno de Joe Biden amenazó con iniciar causas legales contra los gobiernos que lo hicieron, como por ejemplo con el Estado de Georgia.

Una Corte de Apelaciones dominada por los demócratas había tratado de suspender dos de las disposiciones más importantes de la Ley Electoral de Arizona, dictaminando que tenían un “impacto desigual en los votantes de las minorías” y que no había evidencia de fraude que hubiera justificado su uso.

Sin embargo, la Corte Suprema, liderada esta vez por el juez Alito, aseguró que de ninguna manera la implementación de esta ley implica que el acceso a la votación sea desigual.

Le recomendamos: Trump LANZA un ARSENAL DE BOMBAS – ELECCIONES, ESTADO PROFUNDO y ¡MUCHO MÁS!

Ad will display in 09 seconds

La primera disposición que fue llevada a la justicia es la que requiere que los fiscales, en caso de identificar un voto por correo que llega a un centro de votación erróneo o sin destinatario, se deshagan de la boleta en su totalidad. Antes de esta Ley, los fiscales republicanos encontraban votos fraudulentos pero no tenían las herramientas legales para frenarlos.

En cuanto a la segunda disposición defendida por la Corte Suprema, se trata de una prohibición votada en 2016 pero que no pudo ser efectivamente ejercida en el Estado por distintas apelaciones de grupos demócratas. La Ley Electoral de Arizona prohíbe la ‘’cosecha de boletas’’, convirtiendo en un delito a nivel estatal el acto de recolectar y depositar boletas electorales por correo de otras personas, con ciertas salvedades como el caso de familiares, cuidadores y oficiales electorales.

En 2020 se identificaron por lo menos 300 instancias de punteros demócratas en Arizona yendo puerta por puerta y ofreciéndose a depositar en la casilla de correos los votos de las personas. Esto fue principalmente un problema en el Condado de Maricopa. Pero a diferencia de Texas, Estado que sentenció a una mujer por este delito a principio de año, Arizona no ha podido realizar ni siquiera una imputación formal por el hecho. A partir de ahora, podrá.

El fallo resultó en 6-3 a favor de Arizona, en el cual se opusieron los jueces demócratas Stephen BreyerSonia Sotomayor y Elena Kagan, quien redactó el disentimiento. Del otro lado, quienes votaron a favor fueron los republicanos Amy Coney BarrettClarence ThomasNeil GorsuchJohn Roberts, Brett Kavanaugh y Samuel Alito, quien escribió la opinión respecto al fallo.

La decisión de la Corte Suprema ahora complica al Departamento de Justicia de Biden de demandar al Estado de Georgia por su nueva ley electoral similar a la de Arizona, ya que su intención era basarse en la discriminación para poder derogarla.

A su vez, ahora más que nunca el Partido Demócrata busca apurar la sanción de una ley ya aprobada en la Cámara de Representantes (H.R.1) la cuál establecería una Ley Federal única para regular las eleccionesdejando sin efecto las disposiciones que restrinjan la votación de cualquier tipo.

Todo indica que se enfrentarán a una férrea oposición en el Senado, en el cuál el proyecto se encontrará bloqueado por el sector republicano, ya que los demócratas a pesar de tener la mayoría especial (50+1), no llegan a los 60 votos necesarios para romper el bloque legislativo conocido como “filibustering.

Fuente: derechadiario.com.ar