Redacción BLes– Cualquier persona condenada por ayudar a matar a un bebé no nacido en una ciudad del noroeste de Texas se enfrentará a graves consecuencias.

La ciudad de Lubbock ha aprobado recientemente una nueva ordenanza que prohíbe los procedimientos de aborto y declara una “ciudad santuario para los no nacidos” en toda la Hub City, a unas 324 millas al noroeste de Dallas.

“Para proteger la salud y el bienestar de todos los residentes de la ciudad de Lubbock, incluidos los no nacidos, el Consejo de la Ciudad considera necesario prohibir el aborto según la ley de la ciudad y establecer sanciones y recursos”, dice el texto de la ordenanza.

“El Ayuntamiento de Lubbock considera necesario complementar … las prohibiciones existentes en la ley estatal sobre el aborto-asesinato con sus propias prohibiciones sobre el aborto, y facultar a los funcionarios de la ciudad y a los ciudadanos particulares para hacer cumplir estas prohibiciones en la máxima medida permitida por la ley estatal y la Constitución”.

Esto significa que va en contra de la ley de la ciudad que los proveedores de servicios de salud interrumpan embarazos e incluso transporten a una madre embarazada a una clínica para un procedimiento de aborto en cualquier lugar dentro de los límites de la ciudad.

Le recomendamos:PATRIOTAS MAGA tendrían PROHIBIDO tomar VUELOS en EEUU

Ad will display in 09 seconds

La ordenanza permite a los familiares de la madre que se sometió a un procedimiento de aborto demandar al proveedor de servicios sanitarios y a cualquiera que, directa o indirectamente, haya ayudado a matar al bebé no nacido. La norma no se aplica a las mujeres embarazadas que hayan sido violadas o víctimas de incesto.

Sin embargo, la ciudad no puede aplicar la legislación hasta que el Tribunal Supremo de EE.UU. anule la sentencia Jane Roe contra el fiscal del condado de Dallas, Henry Wade, de 1973, que protege la decisión de una futura madre de interrumpir su embarazo sin una excesiva intervención normativa.

“Los pronunciamientos del Tribunal Supremo en el caso Roe contra Wade y otros posteriores pueden limitar la capacidad de los funcionarios estatales para imponer penas a quienes infrinjan los estatutos sobre el aborto en Texas, pero no vetan ni borran los propios estatutos, que siguen existiendo como ley de Texas hasta que sean derogados por la legislatura que los promulgó”, dice el texto de la ordenanza.

El Estado de la Estrella Solitaria define el asesinato criminal como cualquier acto que “intencionalmente o a sabiendas cause la muerte de un niño no nacido en cada etapa de la gestación, desde la fertilización hasta el nacimiento”, según la ciudad.

“Aunque el estatuto exime a los ‘procedimientos médicos legales’ de la definición de asesinato… un aborto no es un ‘procedimiento médico legal’ bajo la ley de Texas a menos que la vida de la madre esté en peligro”, decía el texto de la ordenanza. “La incapacidad temporal del estado para procesar o castigar a quienes violan sus estatutos sobre el aborto a causa de Roe v. Wade no cambia el hecho de que el aborto sigue siendo definido como un acto criminal bajo la ley de Texas”.

El Daily Caller reveló que los residentes de Lubbock apoyaron abrumadoramente la ordenanza, que fue aprobada con el 62 por ciento de los miembros del consejo votando a favor el 1 de mayo. Sólo el 38% votó en contra de la nueva normativa.

Aunque otras ciudades tejanas han aprobado ordenanzas similares, Lubbock es la primera ciudad que lo hace al mismo tiempo que se declara ciudad santuario para los no nacidos.

“El aborto en todo momento y en todas las etapas del embarazo se declara como un acto de asesinato, sujeto a las defensas afirmativas”, decía la redacción.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Texas se opuso firmemente a la decisión de Lubbock de declararse ciudad santuario para los no nacidos y ya ha demandado a otros siete gobiernos locales para que retiren declaraciones similares.

“La ACLU tiene un largo historial de impugnación de las prohibiciones inconstitucionales del aborto y seguirá luchando para proteger los derechos fundamentales de los habitantes de Lubbock”, dijo un representante de la ACLU de Texas en un comunicado obtenido por el Daily Caller.

Richard Szabo  – BLes.com