Redacción BLes- Mike Pompeo en su primera declaración pública luego de dejar su puesto como Secretario de Estado durante la administración Trump, destacó su labor realizada y sobre todo mencionó los esfuerzos de su Departamento para colocar frenos al avasallamiento del Partido Comunista Chino (PCCh), tanto dentro de los Estados Unidos como en el exterior. A su vez expresó su deseo de que la nueva administración continúe con la línea política de hacer frente al régimen chino cuando sea necesario.

Pompeo durante una entrevista con Newsmax, fue claro al manifestar su fuerte deseo de que el Secretario de Estado entrante, Antony Blinken, continúe con las políticas para hacer frente al PCCh y su accionar perverso incluso en los ámbitos menos imaginados de la sociedad. 

“Espero que esto se convierta en un verdadero compromiso en nombre de Estados Unidos, un compromiso bipartidista para desafiar la amenaza del Partido Comunista Chino dondequiera que represente una amenaza para las libertades estadounidenses”, dijo Pompeo.

La administración Trump en su conjunto, y muy particularmente el Departamento de Estado liderado por Pompeo han mantenido políticas fuertemente activas contra el régimen chino, sin ir más lejos el último martes Pompeo acusó en un comunicado de prensa al PCCh de estar cometiendo un genocidio contra musulmanes y miembros de otras minorías étnicas y religiosas en Xinjiang desde marzo de 2017.

“Después de un examen cuidadoso de los hechos disponibles, he determinado que la República Popular China, bajo la dirección y el control del PCCh, ha cometido un genocidio contra los uigures predominantemente musulmanes y otros grupos minoritarios étnicos y religiosos en Xinjiang”, aseguró Pompeo en el comunicado.

Durante la entrevista con Newsmax, Pompeo informó que se llegó a esa conclusión luego de haber trabajado con países de todo el mundo y organizaciones gubernamentales para asegurarse de que los hechos fueron entendidos con la suficiente precisión como para poder decir muy claramente lo que está sucediendo. 

“Ha habido crímenes de lesa humanidad y el hecho es que el Partido Comunista de China ha cometido un genocidio y lo sigue haciendo”, insistió Pompeo.

También reconoció que le hubiese gustado poder haber llegado a una conclusión con anterioridad, pero la complejidad del caso impidió que así sea. 

“Cuando se hace una declaración tan importante, es absolutamente fundamental que se haya realizado el análisis de manera exhaustiva y completa”, aclaró el exsecretario.

En el comunicado del martes, el Departamento de Estado detalló que el PCCh cometió crímenes de lesa humanidad, refiriéndose a la detención de más de 1 millón de musulmanes con el agravante de someter a la población a trabajos forzados, esterilización forzada y tortura seguida de muerte.

El comunicado provocó que se tensen aún más los lazos ya desgastados entre las dos principales economías del mundo. Pero la realidad muestra que ningún país ha tenido el coraje para enfrentar al PCCh del modo en que lo hizo la administración Trump durante los últimos cuatro años y por lógica eso provocó el descontento del régimen.

Ahora resta esperar que sucederá próximamente bajo la administración de Joe Biden, aunque a pesar de los deseos expresados por Pompeo y la mayor parte de los estadounidenses, las conexiones conocidas entre los demócratas y el régimen comunista indicarían que la relación bilateral podría cambiar, y lamentablemente a favor de los intereses de China y su agenda globalista.

Andrés Vacca-BLes.com