Redacción BLesLuego de que el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE. UU., el general Mark Milley, ofreciera en secreto avisar al régimen comunista chino de posibles ataques de su país, el exsecretario de Estado, Mike Pompeo desmintió que aquel hubiera informado sobre esas conversaciones.

“Si de hecho dijo: ‘No los atacaremos hasta que les avisemos’, eso es una locura”, declaró Pompeo en una entrevista con la periodista Megyn Kelly de acuerdo con Daily Caller del 29 de septiembre. 

“Es seguro que no nos lo dijo al jefe [de personal de la Casa Blanca, Mark] Meadows o a mí porque -no sé si nos lo dijo, cree que nos lo dijo, en la misma llamada telefónica, pero puedo prometerles que el jefe Meadows me habría llamado inmediatamente y me habría dicho: ‘Oye, tenemos un verdadero problema aquí'”, agregó Pompeo. 

El ex secretario de Estado también calificó el comportamiento de Milley de “profundamente inconsistente con sus responsabilidades”.

El escándalo por estas llamadas de Milley a los altos mandos del ejército chino se destapó por el libro Peligro (Peril, en inglés) escrito por los autores Bob Woodward y Robert Costa, del que se filtró. 

Pompeo agregó: “He trabajado bastante con el general Milley. Pero si les dijo a Woodward y a Costa, esto es algo de lo que tiene que dar cuenta, eso sería profundamente inconsistente con sus responsabilidades como asesor militar de alto nivel … del presidente de los Estados Unidos y no tendría ningún sentido táctico, operacional, ni estratégico”.

“No advertimos a nuestros adversarios”, aclaró Pompeo agregando: “Y no íbamos a avisar a nuestros adversarios de un posible ataque si era incompatible con nuestros objetivos”.

En medio del escándalo que llevó a varias personalidades a acusarlo de traición, Milley declaró ante un Comité de Servicios Armados del Senado que “poco después de que terminara mi llamada con el general Li, informé personalmente tanto al secretario de Estado Pompeo como al jefe de gabinete de la Casa Blanca [Mark] Meadows sobre la llamada, entre otros temas”.

Por su parte, National Review señaló: “Cualquier presidente que se tomara en serio su juramento lo despediría inmediatamente”.

Previamente había escrito: “Cualquier Congreso digno de ese nombre en una democracia abriría una investigación sobre el general Milley y presionaría para su destitución”.

Asimismo, el expresidente Trump, sostiene que de ser ciertos los hechos relatados por Woodward y Costa se trataría de una caso de traición, de acuerdo con una conversación telefónica compartida por Disclose.TV.

“‘Trump dice sobre el informe del general Milley que ‘es una traición, si es verdad'”, escribió en su tuit 

Las acciones de Milley fueron más allá de las llamadas efectuadas a los generales chinos el 30 de noviembre y el 8 de diciembre, dado que además, “llamó al almirante que supervisa el Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos, la unidad militar responsable de Asia y la región del Pacífico, y recomendó posponer los ejercicios militares. . . . El almirante cumplió”, según National Review.

Adicionalmente, dijo a sus principales jefes que lo vigilaran [al entonces presidente Trump] “todo el tiempo”, y le restringió el acceso a los códigos nucleares mediante bloqueos de sistema, relatan los autores del libro Peligro. 

Y agregan: “Milley estaba supervisando la movilización del estado de seguridad nacional de Estados Unidos sin el conocimiento del pueblo estadounidense ni del resto del mundo”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.