Redacción BLesEl oficial de policía que disparó y mató a la simpatizante de Trump, Ashli Babbitt durante los incidentes del 6 de enero en el Capitolio, fue entrevistado en la TV después de haber sido identificado públicamente. En sus declaraciones justificó su accionar.

El oficial de policía identificado como Michael Byrd, veterano de las fuerzas aéreas quien fue exonerado por la muerte de Babbitt, esta semana dio una entrevista a la NBC el jueves 26 de agosto en la que aseguró que solo hizo su trabajo.

El policía mató a Babbitt de un disparo cuando intentaba entrar por una ventana rota en el vestíbulo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Byrd dijo que antes de disparar, advirtió a los manifestantes que se retiren pero que sus advertencias no se cumplieron y por ello tomó la decisión de dispararle a la simpatizante de Trump.

“Sé que los miembros del Congreso, así como mis compañeros y el personal, estaban en peligro y en grave riesgo. Y ese es mi trabajo”, aseguró el policía. “Sé que ese día salvé innumerables vidas”.

Byrd dijo que estaba muy asustado al escuchar por la radio que los manifestantes habían penetrado por diversos lugares del recinto del Congreso, aunque ninguno de los manifestantes llevaba armas ni hubo disparos.

“En ese momento me di cuenta de que estaban aquí”, dijo Byrd. “Los cánticos se hicieron más fuertes. No pude distinguir lo que decían, pero parecía que había cientos de personas fuera de esa puerta”.

Cuando el periodista le preguntó por qué él fue el único que usó su arma, cuando había más policías en el mismo lugar que no dispararon, y considerando que Ashli Babbitt no estaba armada, respondió:

“Estoy seguro de que fue una situación aterradora, pero “sólo puedo controlar mi reacción, mi entrenamiento, mi nivel de experiencia. Eso lo tendrían que decir ellos”.

Según Byrd, simpatizantes de Trump lo amenazaron con matarlo y cortarle la cabeza e hicieron comentarios racistas. “Todo es descorazonador porque yo sé que solo estaba haciendo mi trabajo”, argumentó el policía.

Según el New York Post, Trump dijo a principios de este mes que Babbitt fue “asesinada a manos de alguien que nunca debió apretar el gatillo de su arma” y pidió “justicia”.

Le recomendamos: Ingeniero REVELÓ TODO sobre la CONSTRUCCIÓN de bases subterráneas en EEUU

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Pero Byrd no lo tomó personalmente y dijo que también habría hecho lo mismo si Trump estuviera en la misma posición.

“Hago mi trabajo por republicano, por demócrata, por blanco, por negro, rojo, azul, verde”, explicó. “No me importa su afiliación”.

El viudo de Babbitt, Aaron, dijo a Fox News el jueves por la noche que estaba “molesto” por las declaraciones de Byrd en la entrevista con la NBC.

“No quiero ni oírle hablar de que está recibiendo amenazas de muerte y que está asustado”, dijo Aaron Babbitt. “He estado recibiendo amenazas de muerte desde el 7 de enero. Dos, tres, cinco, diez al día, ¿sabes? Y todo lo que hice el 6 de enero fue quedarme viudo, así que vas a tener que aguantarte, amigo, y aceptarlo”.

El abogado Terry Roberts, que representa a la familia Babbitt, calificó recientemente su muerte de “emboscada” y dice que la familia se está preparando para presentar una demanda de 10 millones de dólares tanto contra Byrd como contra la Policía del Capitolio.

Esta semana también el FBI publicó su reporte después de investigar y arrestar a cientos de personas que estuvieron en el Capitolio ese día, en el cual alega no haber encontrado evidencia de que haya habido una acción coordinada para irrumpir en el recinto del Congreso, excepto por algunos llamados y mensajes entre los Proud Boys que recomendaron a sus miembros llevar chalecos antibalas y equipamiento de protección.

Las conclusiones del reporte del FBI representan un golpe para los demócratas que esperaban implicar al expresidente Donald Trump y sus simpatizantes con los actos violentos que ocurrieron el fatídico 6 de enero en el Capitolio.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com