Redacción BLes– Representantes de más de 70 organizaciones no gubernamentales, principalmente religiosas, y alrededor de 500 activistas políticos enviaron una carta -fechada el 23 de julio de 2020- dirigida a William Barr, Fiscal General de los Estados Unidos, pidiendo que se declare al partido comunista chino como una “organización criminal trasnacional”, reportó Fox News.

La carta, escrita por la abogada Elizabeth Yore, fundadora de la organización contra la explotación infantil YoreChildren y por Dede Laugesen, Directora Ejecutiva de Save the Persecuted Christians (Salven a los cristianos perseguidos) declara que: “La letalidad y sofisticación criminal demuestra que este PCCh anárquico representa un peligro claro y presente para la salud, la seguridad y la prosperidad de América”.

El pedido entra en el marco legal de la orden ejecutiva 13773, firmada por el presidente Trump a poco tiempo de haber asumido, la cual busca la “Aplicación de la ley federal con respecto a las organizaciones delictivas transnacionales y prevención del tráfico internacional”. El presidente Trump usó esta orden para combatir el tráfico de personas en la frontera, particularmente la actividad criminal de la pandilla MS-13.

La carta fundamenta la petición enumerando una serie de instancias en las cuales el partido comunista chino (PCCh) hackeó diversas compañías robando datos personales de millones de ciudadanos norteamericanos, por ejemplo en 2014 el hackeo a la compañía Anthem donde se robaron los datos de unos 80 millones de personas y en 2017 de la compañía Equifax en la cual se robaron los nombres, fechas de nacimiento, números de seguridad social y puntuaciones crediticias de unos 145 millones de personas.

Beijing también ha sido acusado de inundar los Estados Unidos con Fentanilo, una droga sintética destructiva hecha en China que según datos de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), se ha cobrado más de 31.000 muertes en 2018 en los Estados Unidos solamente. 

Según una presentación que realizó recientemente el director del FBI en el Instituto Hudson, China representa una de las mayores amenazas para los Estados Unidos en términos de robo de propiedad intelectual. 

La carta llega en un momento en que Estados Unidos lidera la batalla del mundo occidental contra el régimen comunista chino en un intento de ponerle fin a las actividades criminales del partido comunista que por tantas décadas el mundo ha hecho la vista gorda en su afán de conseguir beneficios económicos.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com