Redacción BLes– Pfizer Inc. ha presentado nuevos datos sobre los efectos secundarios de sus dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU., afirmando que tienen efectos similares a los de las segundas inyecciones y que es más probable que afecten a los más jóvenes.

La CNBC informó de que los datos se referían al estudio de fase 3 de la corporación biotecnológica sobre sus dosis de refuerzo, en el que se constató que el 63,7% de los participantes experimentaron fatiga tras recibir las dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19.

El estudio, realizado en un grupo de unos 300 participantes de entre 18 y 55 años, también indicó que el 48,4% tuvo dolores de cabeza y el 39,1% sintió dolor muscular.

La mayoría de las reacciones a las vacunas de refuerzo de Pfizer fueron de gravedad leve o moderada, según indicó la empresa en un informe de 52 páginas publicado por la FDA el miércoles 15 de septiembre.

La empresa, con sede en Nueva York, presentó los datos solicitando la aprobación de emergencia de la FDA para distribuir su tercera dosis a los estadounidenses mayores de 16 años en todo el país.

En su fase de estudio anterior, Pfizer evaluó los efectos secundarios en 2.682 receptores de la segunda dosis de entre 16 y 55 años. Los resultados revelaron que el 61,5% de los participantes desarrollaron fatiga, el 54% sufrieron dolores de cabeza y el 39,3% tuvieron dolores musculares.

El nuevo estudio también descubrió que el 29,1% de los receptores de la dosis de refuerzo experimentaron escalofríos, mientras que el 25,3% sintió dolor en las articulaciones. Sin embargo, los casos de fiebre se redujeron a la mitad entre la segunda y la tercera dosis, del 16,4% al 8,7%.

No hubo casos de anafilaxia, hipersensibilidad, parálisis de Bell, apendicitis, miocarditis o pericarditis entre los participantes de la tercera fase, informó la CNBC citando el estudio.

En agosto, el gobierno de Biden anunció que tiene previsto empezar a distribuir las vacunas de refuerzo de COVID-19, de Pfizer-Moderna, antes del 20 de septiembre. En consecuencia, se recomienda a los estadounidenses adultos que hayan completado su primera ronda de inmunización de la vacuna dos veces de Pfizer-Moderna que busquen su tercera inyección al menos ocho meses después de su última vacunación.

Según la CNBC, la FDA declinó el miércoles pronunciarse sobre el apoyo a los refuerzos de Covid de Pfizer, mientras que tampoco ha verificado aún de forma independiente los datos y conclusiones de los estudios sobre la eficacia de los refuerzos de Pfizer.

La profesora Sarah Gilbert, la principal científica detrás de la creación de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca, dijo la semana pasada que la mayoría de las personas no tienen que recibir los refuerzos de la vacuna por el momento porque el primer régimen de dos dosis está proporcionando una protección duradera en la mayoría de los casos.

El profesor de la Universidad de Oxford subrayó que la primera dosis de la vacuna COVID-19 es la más crucial para la inmunidad.

Dan Knight – BLes.com