Redacción BLesEl periodista Andy Ngo, que durante años ha estado documentando al grupo anarcocomunista Antifa, asistiendo a cientos de marchas poniendo en peligro su integridad física, reveló por qué debió escaparse de Estados Unidos a principios de este año.

Andy Ngo es nacido y criado como estadounidense vietnamita, sus padres debieron escapar del comunismo en Vietnam y llegaron refugiados a Estados Unidos luego de haber sido encarcelados en campos de reeducación en 1979. 

Curiosamente, ahora su hijo debió refugiarse en el exterior por ser perseguido por una agrupación violenta comunista que goza de la complicidad de importantes sectores de la sociedad estadounidense, entre ellos los medios de comunicación hegemónicos y muchos políticos demócratas de renombre y con peso, entre los cuales se encuentra el presidente Joe Biden quien ha minimizado el accionar violento de la agrupación.

El periodista exiliado en diálogo con Fox News, aseguró que abandonó el país para resguardar su integridad en medio de amenazas de violencia no solo contra él sino también contra sus familiares.

“Simplemente ya no era seguro para mí. Ya estaba con en el tiempo prestado”, dijo, y agregó que hubo una “escalada de preocupaciones de seguridad” que lo llevaron a tomar la difícil decisión.

Andy Ngo decidió comenzar a cubrir las protestas de Antifa, cuando el grupo de extrema izquierda salió a manifestar su frustración por la victoria democrática de Trump en 2016 utilizando la violencia y la destrucción como muestra de su desaprobación.

Le recomendamos:

En ese entonces, le llamó la atención no solo el cambio en las actitudes del público hacia la violenta política de izquierda, sino también el vaciamiento y el debilitamiento de las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley.

“A estas ideas extremistas, radicales e infundadas se les dio espacio para propagarse en nuestros periódicos y en nuestros hogares a través de la transmisión en tv, radio, y por supuesto en los sitios de noticias en línea”, dijo Ngo a Fox News. “Eso ayudó a radicalizar realmente a la izquierda, en mi opinión”.

En ese contexto, Andy Ngo lamentó que su rol como periodista no fue reconocido por muchos colegas y autoridades que deberían haber defendido su trabajo y resguardado su seguridad, en virtud de promover el desarrollo de la información verdadera.

“Después de cada disturbio que estaba ocurriendo en Portland y Seattle, la cobertura de la prensa local no era la imagen honesta sobre quiénes eran en realidad estos militantes enmascarados”, dijo, y agregó: “La forma en que fueron descritos, fueron elogiados y descritos esencialmente como héroes que protegen a sus comunidades porque la policía no protege a las personas, porque la policía es racista, transfóbica y homofóbica”.

Con el tiempo los manifestantes de Antifa reconocieron a Andy Ngo y tuvo que dejar de asistir él personalmente a las manifestaciones. En 2019, Ngo fue atacado por un grupo de seguidores de Antifa y como consecuencia debió ser hospitalizado. Lamentablemente varios medios liberales de comunicación lo acusaron de fingir sus heridas incluso durante la internación en el hospital .

A comienzos de este año, tras anunciar la publicación de su libro “Desenmascarado: Dentro del plan radical de Antifa para destruir la democracia”, la librería que aceptó exhibir su libro fue blanco de acoso por parte de algunos miembros de Antifa que forzaron a los dueños a quitar los libros de sus estantes.

El 24 de enero, en una entrevista con Sky News Australia, Andy Ngo reveló que su vida se había convertido en una pesadilla en su propio pueblo natal.

“Desde hace varios meses se han incrementado las amenazas de violencia contra mí, las promesas de los extremistas Antifa de matarme”, explicó Ngo mientras en la pantalla de fondo se ven imágenes con mensajes de “maten a Andy Ngo” pintados en las paredes.

Ahora el periodista reside en Londres y lamenta desde allí  la cantidad de políticos y periodistas que lejos de condenar el accionar de los grupos violentos de izquierda como Antifa, funcionan como cómplices avalando su delincuente accionar.

Andrés Vacca – BLes.com