Redacción BLes- El Congreso de Estados Unidos aprobó las normas que guiarán el recuento de los votos enviados por los Colegios Electorales de cada estado, para tratar de determinar quienes ocuparán los cargos de presidente y vicepresidente del país, el 6 de enero.

En este caso será el vicepresidente, Mike Pence, quien actúe como presidente de la reunión conjunta del Senado y de la Cámara de Representantes, y abra todos los certificados y papeles que sean presentados en esta ocasión, según la declaración del Congreso presentada por el senador Mitch McConnell el 3 de enero. 

Estos documentos se entregarán al equipo que conformarán dos escrutadores del Senado y dos de la Cámara de representantes, encargado de elaborar una lista por orden alfabético descendente y que entregará a Pence los resultados. Los escrutadores serán nombrados por los presidentes de cada corporación. 

Así, Pence “anunciará el estado de la votación, lo que será considerado como una declaración suficiente de las personas, si las hubiere, elegidas Presidente y Vicepresidente de los Estados Unidos”, indica la declaración, basada en la Ley de Conteo Electoral, de 1887.

A continuación Pence deberá preguntar si hay objeciones, y estas se presentarán por escrito conteniendo los motivos que las inspiran, de manera clara y concisa, además, deben ser respaldadas al menos por un Senador y un representante. 

Sería en este momento que intervendrían las decenas de congresistas, liderados por el senador Ted Cruz, un abogado brillante, para impugnar lo actuado dado el enorme cúmulo de fraudes cometidos por los demócratas para engañar la voluntad de los estadounidenses y favorecer al candidato demócrata, Joe Biden.

Cruz incluye en el escrito en el que aparecen sus objeciones una mención a los hechos indeseables de las elecciones de Tilden-Rutherford, que afectaron fuertemente a los EE. UU., diciendo: “Deberíamos seguir ese precedente”, de acuerdo con Bloomberg del 4 de enero. 

En 1876 el candidato presidencial demócrata, Samuel Tilden, fue derrotado por el candidato Rutherford Hayes en el que se llamó el “fraude del siglo”.

Hubo una impresionante participación del 82% de los votantes, y el margen de victoria no podía haber sido menor: un solo voto electoral decidió el resultado.

Una vez leídas y admitidas las objeciones se separan los senadores y los representantes para votar.

Finalmente, los resultados se inscribirán en los Diarios de las dos corporaciones.

Para ese día se esperan resultados espectaculares que podrían anunciar la reelección del presidente estadounidense Donald Trump, haciendo justicia a la voluntad de los cerca de 75 millones de estadounidenses que depositaron sus votos por él. 

También fueron convocados a Washington D.C. los seguidores del presidente Trump, y se calcula una asistencia de varios millones de ellos, a pesar de todas las trabas impuestas por la alcaldesa demócrata, Muriel Bowser, entre ellas el cierre de restaurantes, hoteles, supermercados y distribuidoras de combustibles para los vehículos durante los días 4, 5 y 6 de enero.

José Hermosa-BLes.com