Redacción BLes – La abogada del equipo legal de la campaña de Trump, Jenna Ellis, indicó el lunes que el vicepresidente Mike Pence podría retrasar la certificación de los votos del Colegio Electoral que está prevista para el 6 de enero. De esa forma, agregó, podría consultar a las legislaturas en seis estados donde se han cuestionado los resultados de las elecciones qué lista de electores es la legítima.

En una entrevista en el programa “The Water Cooler” de Just the News, Ellis señaló que Pence podría preguntar a las respectivas legislaturas estatales de Georgia, Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Arizona y Nevada cuál de las dos listas de electores -la republicana o la demócrata- está de acuerdo con la ley estatal.

“[Pence] puede hacer esa pregunta a los estados y decir: ‘Bueno, legisladores, saben, tengo un juramento a la Constitución de defender la Constitución como está escrito en la Sección 1.2 del Artículo II, que dice que las legislaturas estatales dirigen la manera en qué delegados electorales son seleccionados. Entonces, dígame cuál de estas dos listas fue seleccionada de la manera que su asamblea general ha designado’”, dijo Ellis en diálogo con el comentarista David Brody.

“Y esa es una pregunta justa. Eso no es ejercer discreción. Eso no está sentando ningún mal precedente”, agregó.

En esos seis estados clave, la campaña del presidente Donald Trump y otros republicanos han impugnado los resultados de las elecciones presidenciales, alegando que se produjeron fraudes e irregularidades electorales a gran escala que favorecieron al candidato demócrata Joe Biden.

“Eso es devolver la autoridad a la entidad protegida constitucionalmente y simplemente dirigir esa pregunta, creo que entonces requeriría una respuesta de estos legisladores estatales muy comprometidos, para decirlo a la ligera, que no han estado dispuestos a actuar”, expresó Ellis.

Los gobernadores de estos seis estados en disputa tenían electores que emitieron sus votos electorales por Biden. Pero el 14 de diciembre, los electores republicanos en estos seis estados y Nuevo México emitieron listas alternativas de votos del Colegio Electoral para Trump, creando un escenario de “electores en duelo”.

El Artículo II, Sección 1.2 de la Constitución de los Estados Unidos dice: “La Constitución establece que cada estado debe decidir, por sí mismo, cómo se elegirán sus electores”.

Le recomendamos:

El 6 de enero tendrá lugar la sesión conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado, la cual será presidida por el vicepresidente Pence. En la misma, se deberán contabilizar los votos del Colegio Electoral para ver quién es el próximo presidente de Estados Unidos.

Por eso todos los ojos están puestos en qué hará Pence con respecto a estos seis estados en disputa (más Nuevo México).

Se espera que una multitud se acerque a Washington D. C. el miércoles para demostrar su apoyo a la reelección de Trump y exigir que se tomen en cuenta las vastas denuncias por irregularidades y fraude electoral.

“Sé que todos tenemos nuestras dudas sobre las últimas elecciones… Te lo prometo, ven este miércoles, tendremos nuestro día en el Congreso. Escucharemos las objeciones. Escucharemos la evidencia”, expresó Pence en Georgia el 4 de enero mientras hacía campaña a favor de la senadora Kelly Loeffler (R-Ga.) y David Perdue antes de la segunda vuelta del Senado estatal el martes.

Dos días antes, el jefe de gabinete de Pence, Marc Short, dijo en un comunicado que el vicepresidente “da la bienvenida a los esfuerzos de los miembros de la Cámara y el Senado por usar la autoridad que tienen bajo la ley para plantear objeciones y presentar pruebas ante el Tribunal, el Congreso y el pueblo estadounidense el 6 de enero”.

Aseguró que Pence “comparte las preocupaciones de millones de estadounidenses sobre el fraude electoral y las irregularidades en las últimas elecciones”.

Es muy probable que en la sesión conjunta se planteen objeciones sobre estos estados en disputa, ya que se estima que unos 140 representantes y al menos 13 senadores cuestionarán los resultados del Colegio Electoral.

Si la objeción está respaldada por al menos un representante y un senador, la sesión conjunta se detendrá y cada cámara, por separado, debatirá durante un máximo de dos horas si acepta o no la objeción. Para que se acepte, debe contar con el apoyo de la mayoría de votos en ambas cámaras.

Si tanto Trump como Biden reciben menos de 270 votos electorales, se desencadena una elección contingente en la que la delegación de cada estado en la Cámara de Representantes emite un voto en bloque para determinar al presidente. De llegar a esta instancia, es muy probable que sea escogido Trump, ya que el Partido Republicano maneja 30 de los 50 estados.

Miguel Díaz – BLes