Redacción BLes- Luego de que la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, prometió apoyo a 32.000 trabajadores de las aerolíneas se negó a cumplir con su promesa y exigió también dinero para otros usos.

Ahora, a menos de que un proyecto de ley independiente le conceda una cifra millonaria, Pelosi dijo que no aprobará la ayuda que evita el despido de los trabajadores, utilizándolos como rehenes, de acuerdo con Breitbart del 8 de octubre. 

Pelosi dijo el 2 de octubre que un alivio por 25.000 millones era “inminente”, por lo que pidió a las aerolíneas suspender los despidos.

“Tenemos la esperanza de que el apoyo bipartidista, ampliamente expresado, para salvar los puestos de trabajo en las aerolíneas, conduzca pronto a un avance legislativo”, dijo en ese momento el portavoz de United Airlines, Frank Benenati,  según Reuters. 

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó el 6 de octubre que estaba dispuesto a aprobar el acuerdo independiente que podría incluir la ayuda a los trabajadores de las aerolíneas y otra serie de de cheques directos por valor de 1.200 dólares. 

“Cerré las conversaciones hace dos días porque no estaban funcionando. Ahora están empezando a funcionar”, dijo el presidente Trump

Aunque las negociaciones con la administración Trump continuarán, es poco probable que se llegue a un acuerdo antes del 3 de noviembre, el día en el que celebrarán las elecciones presidenciales, señaló Wall Street Journal. 

Las aerolíneas dedicadas al transporte de pasajeros ya habían recibido un auxilio económico de 50.000 millones, la mitad aplicable a la financiación de los costos de la nómina y la otra mitad como préstamos del gobierno.

Por otro lado, la recuperación económica del país se refleja en la disminución de las solicitudes de ayuda de los estadounidenses, el mes pasado fueron tan solo 840.000, mientras que en marzo, en plena pandemia del virus PCCh, alcanzaron los 7 millones.

Pelosi insiste en demostrar un ánimo contrario a la administración Trump, que incluye sus intentos por destituir al presidente.

Se espera que ahora acuda a la aplicación de la enmienda 25, de acuerdo con la cual se cede la dirección del país al vicepresidente, Mike Pence, o a cualquier otro organismo autorizado por el Congreso. 

Pelosi dijo el 8 de octubre: “Mañana, por cierto, mañana, ven aquí mañana. Vamos a hablar de la 25ª Enmienda”, dando origen a cierta expectativa al respecto, de acuerdo con Breitbart. 

Al parecer, Pelosi buscaría ahora impugnar el estado de salud de Trump, a pesar de los informes médicos sobre su buen estado de salud, y de los frecuentes videos en los que se ve actuar decididamente en el cumplimiento de su gestión.

José Hermosa-BLes.com