Redacción BLes– El presidente estadounidense, Donald Trump, respondió directamente a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, diciendo que esta busca “reemplazar a Joe Biden por Kamala Harris”, con su proyecto de ley para destituir al presidente.

Pelosi presentó un proyecto de ley para crear una comisión especial de congresistas que estudiaría la remoción del presidente de la nación, en caso de que presente incapacidad física o mental que le impida cumplir con su gestión. 

Si bien la primera impresión es la de que Pelosi buscaría destituir al presidente Trump, quien estuvo hospitalizado tres noches por causa del virus PCCh (Partido Comunista de China), Trump sugirió algo diferente.

En un tuit Trump fue más allá en sus previsiones, y mencionó que el objetivo final de Pelosi es la destitución del candidato demócrata presidencial, Joe Biden, por la candidata a la vicepresidencia, Kamala Harris, en caso de que resultaran ganadores en las elecciones del 3 de noviembre.  

“La loca Nancy Pelosi está estudiando la 25ª Enmienda para reemplazar a Joe Biden por Kamala Harris. ¡¡Los demócratas quieren que eso suceda rápido porque el Dormilón está fuera de esto!!”, escribió Trump. 

Pelosi y el representante demócrata Jamie Raskin, por Maryland, se basaron en la 25a Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, la cual habilita la remoción del presidente de la nación argumentando incapacidad física o mental para cumplir sus deberes.

Si bien Pelosi y los demócratas intentaron durante cerca de cuatro años impugnar a Trump aplicando múltiples recursos, algunos de ellos muy elaborados y costosos, no pudieron lograrlo, no obstante, las frecuentes muestras de deterioro mental presentadas por Biden dan lugar a las consideraciones de Trump sobre este tema.

Trump llegó incluso a decir anteriormente que Biden mantenía el desempeño durante sus actividades públicas de campaña electoral con la ayuda de drogas.

Por esta razón solicitó que antes de los debates ambos fueran examinados en busca del posible uso de algún tipo de ‘doping’, propuesta que no fue aceptada por la campaña demócrata. 

Las intervenciones públicas de Biden son caracterizadas por sus múltiples equivocaciones y errores, a menudo rectificados o desmentidos por su equipo de campaña, y por los cuidados que toma su equipo de asesores con los periodistas que le formulan preguntas tan sencillas e inocuas que han sido consideradas como “infantiles”. 

De suceder el reemplazo de Biden por Harris, es muy posible que se implemente aún más rápido la agenda de izquierda radical que impulsa Harris, para quien incluso los destructivos disturbios que se han presentado durante los últimos meses en el país deberían continuar aún después del 3 de noviembre.

José Hermosa-BLes.com