La presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, demócrata por California, anunció que su equipo busca obtener la presidencia a través de la “elección contingente”, una opción a utilizar en caso de que fallen los procedimientos habituales. 

En este sentido, el Comité de Acción Política (PAC) demócrata busca aumentar el control sobre las delegaciones estatales, preparando el caso de que sea la Cámara de Representantes las que decida cuál de los candidatos a la presidencia es el ganador, de acuerdo con lo dicho por Pelosi en una conferencia de prensa publicada el 1° de octubre. 

Después de las votaciones del 3 de noviembre, el Colegio Electoral certifica los votos y el 6 de enero una reunión conjunta del Congreso revisa esos datos y anuncia el ganador. 

No obstante, si no es posible que el Congreso logre un acuerdo sobre el candidato elegido, se acude a la “elección contingente” en la cual la delegación del Congreso de cada estado, emite un voto para determinar al presidente de los siguientes cuatro años. 

En este procedimiento, consagrado por la enmienda 12 de la Constitución de Estados Unidos, el candidato del partido que obtiene el voto del mayor número de delegaciones estatales sería quien ocupe la Casa Blanca. 

Actualmente, los republicanos controlan 26 delegaciones y los demócratas 22, lo que acerca aún más al presidente estadounidense, Donald Trump, a la reelección, si se optara por la “elección contingente”. 

Por eso Pelosi intenta obtener el voto de la mayoría de las delegaciones.

“Debemos lograr esa mayoría de delegaciones o evitar que los republicanos lo hagan”, escribió Pelosi, de acuerdo con Fox News. 

“Porque no podemos dejar nada al azar, el PAC de la mayoría de la Cámara está haciendo todo lo posible para ganar más delegaciones para los demócratas”, reiteró Pelosi. 

Normalmente los estadounidenses se enteran al día siguiente de las elecciones quién seguirá liderando la nación, pero la jornada electoral de este año reviste características especiales.

La principal es la gran promoción que los demócratas han estado haciendo del voto por correo, y las crecientes posibilidades de fraude que pueden presentarse en este proceso.

En todo caso se espera que la gran afluencia de votos por correo demore su conteo, y, por consiguiente, saber quien es el elegido. 

Para el senador Angus King, Independiente por Maine, el 3 de noviembre podría tomarse como “medio tiempo” mientras se dan a conocer los resultados definitivos, señala Independent. 

La aplicación de la “elección contingente” solo ha tenido lugar tres veces desde 1800, pero no se descarta que sea usada de nuevo este año.

En todo caso, los datos apuntan hacia la reelección del presidente estadounidense, Donald Trump, quien no solo ha ganado terreno en las encuestas, sino que obtuvo una aprobación hasta del 69% en el debate sostenido ante el candidato demócrata presidencial, Joe Biden. Todo ello respaldado por la gestión desempeñada durante su mandato.

José Hermosa-BLes.com