Redacción BLesLo que sucedió tras el catastrófico ciberataque causado por el grupo criminal de hackers Darkside sobre el oleoducto Colonial, puso de manifiesto una vez más lo dependiente que resulta el sistema económico y social de los Estados Unidos de sus oleoductos. Los enemigos de EE. UU. lo saben y el caos que se vivió durante los últimos días por la escasez de combustible tal vez fue solo una muestra de lo que puede llegar a suceder si no se comienza a valorar y proteger el sistema nacional de transporte de petróleo y combustibles.

Prácticamente la totalidad de los alimentos y productos que llegan a las góndolas de supermercados se transportan por camión para distribuirse a través del extenso territorio estadounidense. Cuando apenas uno de los oleoductos deja de funcionar, los camiones se paralizan y el desabastecimiento total puede demorar solo algunos días en llegar. Lo que sigue a eso puede ser una verdadera crisis social sin precedentes en la historia nacional.

Los enemigos de la libertad y del capitalismo, ahora comprenden que se puede paralizar completamente a Estados Unidos eliminando solo un puñado de oleoductos. 

El cierre del Oleoducto Colonial provocó una ola frenética a lo largo de la costa este, afectando a 17 estados y provocando estampidas de compras por temor a desabastecimientos. Finalmente el problema se solucionó luego de largas horas, pero; ¿Qué hubiese sucedido si la parálisis duraba más tiempo o si el ataque hubiese afectado también a otros oleoductos?

El impacto tras el cierre del Oleoducto Colonial se vio reflejado rápidamente en todas las gasolineras de las zonas afectadas, con incontables automovilistas peleando para lograr llenar sus tanques de combustible.

Pero si algo hiciera que la gasolina dejara de fluir por un período de tiempo más largo, no poder llenar nuestros vehículos sería uno de nuestros problemas menores. Los camiones también necesitan gasolina, y si nuestros camiones dejaran de funcionar durante un período prolongado, se paralizarían prácticamente todos los sectores de nuestra sociedad.

Le recomendamos: BUSCAN ‘CULTIVAR’ BEBÉS HUMANOS para EXPERIMENTAR y luego DEJARLOS SIN VIDA

Ad will display in 09 seconds

 

La población estadounidense desparramada en un enorme territorio, solo puede ser abastecida gracias a los miles de camiones que recorren las carreteras las 24 horas del día todos los días del año.

Antes de lo que sucedió esta semana, la mayoría de los estadounidenses ni siquiera habían imaginado un escenario en el que todos los camiones dejaran de funcionar repentinamente, pero el ataque cibernético contra el Oleoducto Colonial ha expuesto cuán vulnerable es realmente nuestra infraestructura. 

Ante esta situación cabe preguntarse si la administración Biden le da la suficiente importancia al asunto y si está tomando medidas para prevenir futuros ataques.

En principio preocupa que las políticas energéticas implementadas por Joe Biden desde que comenzó su presidencia fueron justamente en contra del sistema tradicional energético afectando directamente a los oleoductos y a toda la industria que los rodea. 

Tanto es así, que en una de sus primeras medidas, Biden canceló el proyecto de construcción del oleoducto Keystone XL. Además anunció una moratoria indefinida a los nuevos arrendamientos de petróleo y gas natural en tierras y aguas federales, destruyendo una de las mayores fuentes de ingresos del gobierno federal.

Según el Instituto Estadounidense del Petróleo, hay más de 190.000 millas de tuberías que transportan petróleo líquido en los Estados Unidos, conectan áreas de producción con refinerías y plantas químicas desde donde se entregan los combustibles que los consumidores y las empresas estadounidenses necesitan.

La guerra ya no necesariamente se manifiesta con misiles derribando edificios o militares invadiendo la frontera con armas. Un grupo de gente detrás de una computadora puede generar muy fácilmente un desabastecimiento generalizado, hambrunas y en consecuencia un caos generalizado. Estados Unidos tuvo un fuerte llamado de atención, ahora las autoridades de la Casa Blanca deberá demostrar cuán comprometidas está con la patria y la seguridad de sus ciudadanos. 

Andrés Vacca – BLes.com