Redacción BLesMientras Arizona lleva a cabo una auditoría sobre más de dos millones de boletas de las fraudulentas elecciones de 2020 que dieron como ganador al demócrata Joe Biden, una tradicional agrupación que ofrece servicios de seguridad voluntarios, ha dejado de recibir sus donaciones luego de que la firma PayPal bloqueara sus ingresos tras conocerse que estaban participando como patriotas defensores de la democracia chequeando que no haya irregularidades en la auditoría. 

Un grupo de agentes de la ley voluntarios, está ayudando a brindar seguridad adicional durante la auditoría de Arizona. El grupo de ciudadanos, los “Arizona Rangers” es una organización sin fines de lucro registrada, que tiene sus orígenes en la década de 1880.

Los Rangers son una agrupación de agentes policiales voluntarios, uniformados y armados, abocados a colaborar cuando el caso así lo requiera. Habitualmente son solicitados por las autoridades locales, estatales o federales para participar en asuntos concretos.

En esta oportunidad, los Rangers han ayudado a complementar la seguridad en el Veterans Memorial Coliseum mientras los voluntarios cuentan a mano más de dos millones de boletas.

La firma PayPal originalmente funcionaba como su principal canal de ingresos, dado que  a través la plataforma recibían el total de sus donaciones.  Pero de un momento a otro, justo antes de comenzar con los recuentos de votos el fin de semana, dejaron de recibir las donaciones sin siquiera recibir algún tipo de notificación al respecto por parte de la firma.

Para ayudar a cubrir los costos que implica proporcionar seguridad durante el tiempo que demora el recuento manual, los Rangers comenzaron a pedir donaciones a través de una página llamada GoFundMe

Los camiones que transportan las máquinas de votación llegaron el miércoles 21 de abril para la auditoría de las elecciones, que comenzará este viernes, informó el Washington Examiner.

Le recomendamos: Firme declaración de Michael Flynn: “Tenemos un presidente”

Ad will display in 09 seconds

La auditoría es el resultado de meses de lucha por parte del Senado de Arizona, controlado por los republicanos, para poner en marcha una revisión a gran escala de los votos emitidos en Maricopa, el populoso condado que incluye Phoenix, donde el presidente Joe Biden ganó por poco más del dos por ciento de los votos.

La auditoría no implica solo un recuento de los votos, también incluye un análisis forense que examinará, además de las boletas, todas las máquinas de votación del condado de Maricopa.

Las boletas y los ordenadores están ahora en manos del Senado del Estado de Arizona.

A mediados de marzo, el Senado estatal anunció que los republicanos llevarían a cabo un análisis “amplio y minucioso” de las boletas electorales de Maricopa, que incluiría “la prueba de las máquinas, el escaneo de las boletas, la realización de un recuento manual completo y la búsqueda de cualquier brecha informática”, entre otras cosas.

El asunto de la seguridad es lo más importante ante tantas incertidumbres y denuncias de fraude durante las elecciones, por lo cual resulta imprescindible la presencia de patriotas como los Ranger, dispuestos a defender la democracia sin siquiera lucrar con sus servicios. 

El propio presidente Trump insistió en que la seguridad del sitio de recuento sigue siendo primordial:

“El Partido Republicano exige que el gobernador Ducey de Arizona proporcione de inmediato seguridad a gran escala para los valientes patriotas estadounidenses que realizan la auditoría forense de las elecciones presidenciales de 2020”, dijo Trump en un comunicado el sábado por la mañana temprano. “El gobernador Ducey será plenamente responsable de la seguridad de los involucrados. La policía estatal o la Guardia Nacional deben ser enviadas de inmediato para su protección”.

Andrés Vacca– BLes.com