Redacción BLesLa Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China realizó una audiencia este martes 27 de julio de 2021 con ejecutivos de las empresas que patrocinarán los Juegos Olímpicos en Beijing 2022 durante la cual se le preguntó a cada uno de ellos si condenaban el genocidio contra los uigures que fue ratificado por ambas administraciones Trump y Biden.

En líneas generales ninguno de los ejecutivos dio una respuesta directa y todos excepto uno de ellos, evadió dar una respuesta directa, diciendo que sus compañías respetan los derechos humanos pero que no está dentro de su deber hablar de lo que sucede en China y que esa es una tarea del gobierno de los Estados Unidos.

“He estado escuchando todos los testimonios aquí y esta es una de las audiencias más patéticas y vergonzosas en las que he participado”, afirmó el senador Cotton cuando fue su turno de hablar.

“Me queda claro que todos ustedes fueron enviados aquí, probablemente directamente por sus directores generales y su junta directiva, para que no digan ni una sola palabra cruzada sobre el Partido Comunista Chino”, agregó el senador republicano.

En la audiencia realizada de manera virtual, estuvieron presentes David Holyoke, responsable de la asociación con los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, de Airbnb, Paul Lalli, vicepresidente Mundial de Derechos Humanos, The Coca-Cola Company, Steven R. Rodgers, vicepresidente Ejecutivo y Consejero General de Intel Corporation, Sean Mulvaney, director Senior, Relaciones Gubernamentales Globales y Política Pública, The Procter & Gamble Company y Andrea Fairchild, vicepresidenta Senior de Estrategia Global de Patrocinio, Visa Inc.

Durante sus últimos días como secretario de Estado, Mike Pompeo declaró que los abusos llevados a cabo por el régimen comunista en la provincia de Xinjiang contra los uigures constituían un genocidio. Bajo la nueva administración demócrata, el actual secretario de Estado, Anthony Blinken ratificó la designación de genocidio haciendo que tanto republicanos como demócratas concuerden en el tema.

El senador Tom Cotton centró sus preguntas alrededor de la compañía Coca Cola, dado que a principios de este año, como forma de protestar contra una legislación que aprobó el estado de Georgia para, entre otras cosas, requerir que los votantes muestren su documento de identidad a la hora de votar, la compañía decidió pedir un boicot al gobierno estatal.

Durante el pedido de boicot, Coca Cola declaró “seguiremos defendiendo lo que es correcto en Georgia y en todo Estados Unidos… ¿Entonces Coca Cola no defenderá lo que es correcto fuera de Estados Unidos?”, preguntó el senador.

“Defendemos lo que es correcto en todo el mundo, aplicamos los mismos principios de derechos humanos en Estados Unidos que en todo el mundo…” contestó el Sr. Paul Lalli.

Notablemente molesto con la falta de compromiso del ejecutivo, Cotton preguntó: “¿Cree usted que el Partido Comunista Chino está cometiendo un genocidio contra el pueblo uigur?”

Le recomendamos: Base MILITAR SECRETA SUBTERRÁNEA china REVELADA por las INUNDACIONES

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Evadiendo la respuesta, Lalli contestó: “Estamos al tanto de los informes del Departamento de Estado sobre esta cuestión… respetamos esos informes…” para ese entonces el senador lo interrumpió.

“Todos ustedes se niegan a decir una sola palabra… que les cueste un poco de sus acciones en el mercado dentro de China continental”.

Tom Cotton procedió continuó con la misma línea de preguntas con el ejecutivo de Coca Cola, enfatizando que si la compañía se involucra en política en los Estados Unidos, por qué no puede ni siquiera emitir una declaración o pedirle al Comité Olímpico Internacional que reubique los Juegos debido a los abusos cometidos por el régimen chino.

Eventualmente, cuando Lalli continuó evadiendo responder directamente, Cotton volvió a asegurar que su compañía simplemente teme las represalias del gobierno chino.

“Creo que le tienen miedo al Partido Comunista Chino, tienen miedo de lo que le harán a su empresa si dicen una sola palabra como por ejemplo decir que tanto la administración Biden como la de Trump tienen razón cuando dicen que China está cometiendo un genocidio contra su propio pueblo”.

El senador procedió a hacerla la misma pregunta a todos los ejecutivos, preguntándoles si estaban de acuerdo en que el régimen comunista chino estaba cometiendo un genocidio contra los uigures.

Todos los ejecutivos, excepto el Sr. Rodgers de Intel, dieron respuestas evasivas, afirmando que respetan los derechos humanos pero que prefieren no opinar del tema.

Para el caso de Intel, el Sr. Rodgers dijo que leyó el informe del Departamento de Estado y cree que las conclusiones son ciertas.

Una anécdota amarga

Cotton cerró su participación con una historia ‘amarga’ sobre Coca Cola.

“Solía beber mucha Coca Cola cuando era niño y joven. Dejé de beberla cuando me alisté en el ejército. Una noche, en la escuela de los Rangers, cuando solo tienes que vivir con unos pocos cientos de calorías al día, pudimos comprar perritos calientes y cocas. Y las compré porque tenía mucha hambre”.

“Le di un trago a la Coca-Cola y la escupí porque hacía dos años que había tomado una y no toleraba su sabor. Esa es la sensación que tengo hoy sobre su testimonio y sobre todos los testimonios de los testigos en esta patética audiencia”.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com