Redacción Bles – El paquete de ayuda financiera de 1.9 billones de dólares para los estadounidenses que aprobó este sábado el Congreso, incluye un ítem de 50 millones que podrían ser destinados a proveedores de abortos a través de los fondos de planificación familiar del Título X.

El presupuesto diseñado por los legisladores demócratas, incluye 50 millones de dólares que irán al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) en virtud de la sección 1001 de la Ley de Servicios de Salud Pública, que se refiere a los servicios de planificación familiar del Título X.

Para que estos fondos se puedan asignar a los proveedores de abortos, Joe Biden tiene que rescindir una orden ejecutiva de Trump con la cual el expresidente cortó la financiación federal de planificación familiar a las clínicas que ofrecían abortos en las mismas instalaciones donde se llevaban a cabo otros servicios médicos.

Joe Biden no tardó en tomar nota de la orden de Trump.

Según Lifenews, en una orden ejecutiva del 28 de enero, el nuevo presidente ordenó al HHS que realizara una revisión de los reglamentos de planificación familiar del Título X y que se tomaran medidas lo antes posible para suspender o rescindir estos reglamentos que no estén acordes a la visión de la nueva administración, o sea, a favor del aborto.

Es decir, es muy probable que la única restricción legal que puso Trump para evitar que el dinero de los contribuyentes fuera destinado a las abortistas, sea eliminada.

Te recomendamos

Reacciones de los conservadores

La directora de Política del Conservative Partnership Institute, Rachel Bovard, cuenta con que Biden realmente hará lo necesario para que esos fondos lleguen a las abortistas.

“Las subvenciones del HHS tardan varios meses en tramitarse”, le dijo al Daily Caller, “así que para cuando el dinero esté listo para ser entregado a los beneficiarios, las restricciones habrán desaparecido”.

El senador republicano, Josh Hawley, reaccionó a la noticia criticando duramente la astucia de los demócratas, que usaron una situación como la crisis económica causada por los encierros, para avanzar su agenda proaborto, entre otras cosas.

“Está claro que el presidente Biden está utilizando este proyecto de ley como un caballo de Troya para impulsar una agenda progresista radical”, dijo Hawley al Daily Caller. “Desafío a cualquier demócrata a que me diga con cara seria qué tiene que ver el desbloqueo de fondos federales para los proveedores de aborto con vencer a la pandemia”.

Planned Parenthood

En 2019 cuando la orden ejecutiva de Trump entró en vigor, Planned Parenthood, que se negó a cumplir con el requisito de realizar los abortos en instalaciones diferenciadas, perdió alrededor de 60 millones de dólares.

Con Joe Biden en la Casa Blanca y las perspectivas de que la abortista recupere la financiación del gobierno, el presidente Alexis McGill de Planned Parenthood, usó las mismas palabras falsas de siempre diciendo que el prospecto de recibir fondos del gobierno es algo “crítico” para las clases sociales más necesitadas, cuando lo único que desean es hacer dinero con la ignorancia de las personas que logran convencer de abortar.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com