Redacción BLes- Una vez más las opiniones del Papa Francisco se han sobrepuesto a los principios de la fe católica luego de que pidiera la aprobación de una ley que apruebe la unión civil para las parejas del mismo sexo en un documental que se estrenó el miércoles 21 de octubre en Roma.

El sumo pontífice afirmó que a los ojos de Dios, los homosexuales “tienen derecho a ser parte de la familia”, según Francisco, “lo que tenemos que crear es una ley de unión civil. De esa manera están cubiertos legalmente”, informó Daily Caller.

De acuerdo con el catecismo de la iglesia católica, los actos homosexuales son contrarios a la ley natural y no son aprobados “bajo ninguna circunstancia”.

“Basándose en la Sagrada Escritura, que presenta los actos homosexuales como actos de grave depravación, la tradición siempre ha declarado que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’”, indica el catecismo, de acuerdo con Daily Caller.

Un documento del Vaticano que fue firmado en 2003 por el entonces cardenal Joseph Ratzinger, que además fue aprobado expresamente por Juan Pablo II, prohibía expresamente el apoyo a las uniones civiles de los homosexuales.

“Aquellos que pasarían de la tolerancia a la legitimación de derechos específicos para las personas homosexuales que cohabitan necesitan que se les recuerde que la aprobación o legalización del mal es algo muy diferente de la tolerancia del mal”, indica el texto.

Los comentarios del Papa generaron desconcierto y desde distintos sectores religiosos pidieron una respuesta dado que tales declaraciones representan una clara afrenta a la doctrina ortodoxa de la iglesia católica.

En 2010, mientras era cardenal, instó a los católicos para que mostraran su rechazo a una ley que aprobaba el matrimonio igualitario y aunque sus esfuerzos no fueron muy fructuosos, dejó clara su postura frente al matrimonio homosexual.

De acuerdo con el sitio web de la organización católica de derechos civiles, Catholic League, las palabras del entonces arzobispo de Buenos Aires fueron: 

“Está en juego la identidad y la supervivencia de la familia: padre, madre e hijos. Está en juego la vida de muchos niños que serán discriminados de antemano y privados de su desarrollo humano dado por un padre y una madre y querido por Dios. Está en juego el rechazo total de la ley de Dios grabada en nuestro corazón”.

Sin embargo, las declaraciones de Bergoglio frente a temas polémicos que apuntan a una reforma de la doctrina católica se han vuelto cada vez más frecuentes.

Las declaraciones más actuales del sumo pontífice por el contrario muestran abiertamente un compromiso hacia la denominada ideología de género que ha venido tomando mayor relevancia desde comienzos del siglo y está íntimamente relacionada con el pensamiento de izquierda.

De manera deliberada las declaraciones del Papa han contradicho las enseñanzas legadas por más de 2000 años sobre la fe católica. En 2018 aseguró que el infierno no existe y que las almas condenadas simplemente “desaparecen”.

En una entrevista titulada ‘El Papa: un Honor ser llamado revolucionario’, explicó a su amigo Eugenio Scalfari que las almas que habían cometido pecados no eran castigadas sino que recibían el perdón de Dios siempre y cuando se arrepintieran, sugiriendo de ese modo que podían alcanzar el reino de Dios.

“Pero los que no se arrepienten y por lo tanto no pueden ser perdonados desaparecen. No hay infierno, hay desaparición de las almas pecadoras”, indicó Bergoglio, según lo informado por CNS News.

En diciembre del 2019, durante la celebración del nacimiento de Jesús, bajo la idea del amor incondicional de Dios hacia los seres humanos, afirmó que el señor los amaba a todos independientemente del mal que hubieran cometido.

“La Navidad nos recuerda que Dios sigue amándonos a todos, incluso a los peores de nosotros. A mí, a ti, a cada uno de nosotros, él dice hoy: ‘Te amo y siempre te amaré, porque eres precioso a mis ojos’”, dijo Bergoglio.

“Puede que tengas ideas equivocadas, es posible que hayas hecho un desastre total, pero el Señor sigue amándote”, agregó el Papa.

El domingo 4 de octubre durante el pronunciamiento de su nueva encíclica, “Fratelli Tutti” (Hermanos Todos), Francisco condenó las “teorías mágicas” del libre mercado, asegurando que el mundo necesitaba un nuevo tipo de política, reivindicando el propósito social que tiene la propiedad privada, una idea que proviene de las teorías del comunismo, socialismo.

César Múnera-BLes.com