Un escándalo nacional se está gestando tras el tiroteo escolar en Uvalde, Texas. Luego de la denuncia de los padres, el gobernador Greg Abbott confirmó que los policías tardaron 77 minutos en entrar y ordenó abrir una investigación.

Al principio empezó como una “teoría conspirativa” que Twitter y otras redes sociales censuraban poniendo carteles de “desinformación”, pero 48 horas después ya sabemos la verdad. Los padres de los 19 niños asesinados por un trastornado mental en Uvalde, Texas, denunciaron y publicaron videos demostrando que los policías tardaron más de una hora en entrar a la escuela luego de que empezaran los tiros.

En los videos se ve que los padres, muchos viviendo a pocas cuadras de la escuela, escucharon los tiros y salieron corriendo al establecimiento portando sus propias armas decididos a entrar y salvar a sus hijos, pero fueron frenados por la policía que ya estaba formando un perímetro.

La policía barricó las puertas y cerró todos los accesos, según ellos siguiendo el protocolo, pero haciendo eso encerró a un asesino serial decidido a matar niños indefensos en una escuela con más de 400 alumnos, una verdadera película de terror.

Los padres fueron amordazados, golpeados, y neutralizados con pistolas TASER por los policías que se negaban a dejar pasar a los padres mientras se escuchaban los tiros, pero tampoco querían entrar.

El gobernador republicano Greg Abbott había negado esta versión en la conferencia de prensa inmediatamente después de los hechos, pero esta tarde convocó una nueva reunión con los medios donde aseguró que fue “engañado” por las personas que le reportaron los hechos y ordenó una investigación del accionar policial en este caso.

El mandatario también ordenó a la policía publicar la descripción cronológica de los hechos, donde se puede ver que efectivamente las fuerzas de seguridad tardaron 77 minutos desde que entró la llamada del 911 hasta que abatieron al asesino serial. Definitivamente fuera de protocolo.

Según el recuento de los hechos, a las 11:27 a.m. del pasado martes 24 de mayo, un profesor de la escuela abrió la puerta trasera de la Robb Elementary School y vio que un auto chocaba en la playa de estacionamiento y se bajaba con un rifle AR-15.

Esta persona era Salvador Ramos, el latino que terminaría asesinando a 19 niños de cuarto grado y a dos maestras. Inmediatamente, el profesor corre adentro del colegio y llama a 911. La llamada queda reportada a las 11:30 de la mañana.

Al mismo tiempo, dos padres que trabajan en una casa funeraria en la misma cuadra de la escuela salen a ver qué estaba pasando, y reciben los primeros disparos efectuados por el asesino, aunque no reciben ningún impacto.

A las 11:31, Ramos abre fuego contra el edificio, sin dispararle a nadie específicamente, impacta algunas ventanas pero mayormente las paredes exteriores. A las 11:33 entra a la escuela.

En las aulas 111 y 112, el asesino dispara sin remordimiento por la vida ajena, y en la primera, mata a casi la mitad de los alumnos de 4to grado, incluidas las dos maestras que justo estaban dando clases. Dispara más de 100 municiones y cierra la puerta desde el lado de adentro.

A las 11:35, siete oficiales de policía entran a la escuela, y son disparados por Ramos desde adentro del aula 111. A partir de ese momento, los policías se niegan a meterse en el pasillo donde está la puerta de la clase.

Desde el aula de al lado, la 112, la maestra llama de nuevo al 911, y les dice que por favor que entren al aula, que derriben la puerta si es necesario, ya que hay muchos niños heridos. La policía se niega a entrar.

A las 11:37, 11:40, y 11:44 se escuchan disparos nuevamente. Entre las 11:44 y 12:16 ocurren varias llamadas desde adentro de las aulas en las que el asesino se estaba atrincherando. En todo momento, los policías se quedan afuera del pasillo y se niegan a entrar.

A las 12:16, la maestra vuelve a llamar y les dice que hay 8 o 9 niños vivos pero con heridas, y que si entran ya los pueden salvar. La policía sigue sin entrar. Los agentes policiales ya llevan 41 minutos sin entrar a las aulas, donde Salvador Ramos sigue matando a los niños que ve que se mueven.

A las 12:36, una niña logra agarrar un teléfono dentro del aula y llama al 911, donde dice que tiene miedo y que el tirador está matando a todos. “Por favor manden a la policía ahora“, dijo la niña, a lo que la operadora le contesta que deje el teléfono prendido y que haga silencio. La llamada dura hasta las 12:51.

A las 12:50, se escucha en la misma llamada que dos agentes abren la puerta y finalmente le disparan abatiendo al asesino. Según se supo después, estas dos personas eran agentes de la Patrulla Fronteriza, que desesperados por la tardanza en actuar, consiguieron al conserje de la escuela, quien les dio las llaves de repuesto del aula 111, lo que les permitió entrar al aula sin derribarla. Se desconoce por qué no se quiso derribar la puerta con un ariete.

Sin mayores explicaciones de lo que pasó, parecería haber un incorrecto accionar de la policía, quienes no priorizaron la vida de los niños, y esperaron a encontrar las llaves del aula donde estaba encerrado en vez de derribar la puerta y entrar a los tiros. Se desconoce cuántos niños mató entre la primera descarga cuando ingresó al aula por primera vez, y esos 77 minutos en los que estuvo allí dentro con la policía afuera.

También es cuestionable el accionar de los policías con los padres. Si bien es claro que la Policía no puede dejar entrar a ningún civil a un establecimiento con un disparador activo, no se entiende por qué no ingresaron ellos.

El coronel Steven McCraw del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) admitió luego de la segunda conferencia de prensa de Abbott que su accionar fue incorrecto. “Desde el punto de vista retrospectivo donde estoy sentado ahora, por supuesto que no fue la decisión correcta“, dijo McCraw sobre la llamada del supervisor para no confrontar al tirador. “Fue la decisión equivocada. Punto. No hay excusa para eso“.

El funcionario que tomó la decisión de no entrar por la fuerza al aula de la escuela primaria de Uvalde fue el jefe de policía del distrito escolar, Pedro “Pete” Arredondo, confirmó McCraw. Arredondo no ha hablado públicamente del tiroteo desde dos brevísimas declaraciones de prensa el día de la tragedia.

La respuesta tardía va en contra del protocolo de tirador activo comúnmente aplicado por la policía estadounidense, que se estableció a nivel federal después del tiroteo en la escuela Columbine de 1999. Desde entonces, el objetivo número uno es detener al tirador lo más rápido posible.

La masacre en Columbine marcó un antes y un después en la policía y los casos de tiradores escolares. Hasta ese momento, este tipo de casos se trataban como una toma de rehenes, y en aquél entonces se creó un perímetro en la escuela y los dos asesinos estuvieron 46 minutos encerrados, matando a otros estudiantes.

A partir de ese momento, se creó la táctica IARD, o “Despliegue rápido de acción inmediata“, que establece que cualquier agente de las fuerzas del orden que esté en una situación de tirador activo tiene el deber de intentar abatirlo, y no esperar a la llegada de unidades especiales.

Se desconoce la razón de por qué Pete Arredondo decidió no aplicar el IARD, si fue por negligencia o hubo algún tipo de decisión consciente de no intervenir, permitiendo al asesino serial cometer la mayor cantidad de daño posible.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.