Redacción BLes– La polémica representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, nuevamente se manifestó buscando incitar a sus aliados progresistas en el Congreso para presionar por la cancelación de la millonaria deuda estudiantil y la implementación de políticas de izquierda. 

Cortez se dirigió a sus compañeros demócratas progresistas para exigir a que impongan una mayor presión y así lograr su mayor objetivo en políticas de izquierda: la educación gratuita, lo que le permitirá imponer desde el estado su ideología comunista en todos los niveles educativos.

“Tenemos que presionar con fuerza a la administración Biden”, dijo Ocasio-Cortez según Fox News. “Todo esto. ‘No podemos cancelar la deuda de préstamos estudiantiles’ no va a funcionar”. Dijo Cortez haciendo referencia a un comentario que hizo el candidato Biden el año pasado durante una entrevista.

Por su lado, la senadora demócrata Elizabeth Warren en sintonía con el pedido de Cortéz aseguró que si el supuesto presidente electo quisiera, incluso sin pasar por el Congreso, podría bajo la Ley de Educación Superior ordenar al Departamento de Educación que cancele la deuda de préstamos estudiantiles.

Lo que es claro, independientemente quien sea el presidente por los próximos cuatro años, que existirá un sector de izquierda que desde el Congreso intentará por todos sus medios condonar la deuda estudiantil.

Ocasio Cortéz cuenta además con el apoyo del líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, quien se ha manifestado en reiteradas ocasiones a favor de la cancelación de la deuda. 

“Hemos llegado a la conclusión de que el presidente Biden puede deshacer esta deuda, puede perdonar 50 mil dólares de deuda por cada prestatario el primer día que asume la presidencia”, dijo Schumer el lunes, hablando con periodistas fuera de su oficina de Manhattan según reportó Fox Business. “No necesitas ir al Congreso. Todo lo que necesitas es el movimiento de un bolígrafo”.

Un reciente estudio publicado por el Comité para un Presupuesto Responsable, indica que saldar la deuda estudiantil como pretenden hacer los liberales de izquierda, tendría un costo para los Estados Unidos de 1,7 billones de dólares, pero en la economía solo se inyectarán 90 mil millones de dólares reales por año. Lo que implica un costo muy elevado para el estado, a cambio de un pequeño beneficio. 

La deuda pendiente de préstamos estudiantiles se ha duplicado durante la última década, acercándose a la cuantiosa cifra de 1,7 billones de dólares. Aproximadamente uno de cada seis adultos estadounidenses debe dinero por haber tomado préstamos para sus estudios. Este número conforma la mayor cantidad de deuda no hipotecaria en los Estados Unidos, informa el estudio.

Los sectores de izquierda, están presionando para que el gobierno federal salde la enorme deuda contraída, utilizando la excusa de generar un alivio a la economía en medio de la crisis que están viviendo algunos sectores, sobre todo aquellos que perdieron sus empleos debido a las imposiciones de cierre promovidos por los estados demócratas. 

Sin embargo, el informe es muy claro y afirma: “Hay una serie de beneficios y costos asociados con la cancelación de la deuda estudiantil. Pero como medida de estímulo, su ‘beneficio por dólar’ es mucho menor que muchas alternativas bajo consideración o el alivio de COVID ya promulgado”.

Andrés Vacca-BLes.com