Redacción BLes – La representante demócrata por Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez (AOC), hizo un desconcertante alegato el martes en una audiencia del Comité de Supervisión de la Cámara mientras se trataba el permiso familiar remunerado (PFL por sus siglas en inglés).

“¿Sabemos cuánto tiempo se les permite a los cachorros quedarse con sus madres después de que un perro haya dado a luz?”, preguntó AOC con la intención de refutar los argumentos que acababa de presentar la portavoz de una fundación conservadora sin ánimo de lucro.

“Ocho semanas. Entonces, el mercado ha decidido que las mujeres y las personas que dan a luz merecen estar menos tiempo con sus hijos que un perro”, determinó AOC en referencia al período promedio tras el cual los cachorros suelen ser vendidos y, posiblemente, nunca vuelven a ver a sus padres.

De este modo, AOC trataba de contrarrestar el minucioso estudio de Rachel Greszler, investigadora en Economía, Presupuesto y Derechos del Instituto de Libertad Económica de la Fundación Heritage, quien ha reiterado que es “beneficioso” que los padres, particularmente las madres, estén en caso con sus hijos en las semanas o meses posteriores a su nacimiento.

Sin embargo, “como mujer que ha dado a luz a seis hijos, me parece increíblemente ofensivo ser comparada con un perro que cría a sus cachorros. Lo que AOC no pudo señalar es la razón por la cual muchos estados requieren que los cachorros pasen al menos ocho semanas con sus madres en el contexto de que se venden a personas después de ese período”, enfatizó la investigadora en un comunicado citado por Fox News.

“Un nuevo derecho nacional”

De acuerdo al informe presentado por Greszler hace meses titulado: “Permiso familiar remunerado: evitemos un nuevo derecho nacional”, el programa de licencia remunerada limitado a seis semanas propuesto por el presidente de los EE. UU., Donald J. Trump, para los nuevos padres “podría inflarse rápidamente para incluir la licencia remunerada por enfermedad, atención médica y cuidadora…” lo que podría suponer al país un coste de cientos de miles de millones de dólares más por año.

Los defensores de la licencia remunerada, por su parte, han calificado la propuesta de “aficionada, inadecuada, insultante” alegando que “literalmente en todos los aspectos … se queda corta” sin “aplaudir” la iniciativa del presidente de incluirla por primera vez en el presupuesto, añadió.

El gobierno federal puede mejorar el acceso de las familias al PFL e incluso a las vacaciones remuneradas mediante la promulgación de una reforma fiscal por estados, continuó diciendo Greszler.

Una normativa estatal que favorezca el crecimiento fomentando acuerdos de trabajo flexibles entre empleados y empresarios, que no ocasione elevados costos a las arcas públicas, concluyó la investigadora.

“La licencia familiar pagada por el gobierno perjudicará a las mismas mujeres a las que se supone que debe ayudar. Significará que los dólares de los impuestos de los pobres se destinarán a los trabajadores ricos y de clase media, dejando a muchas mujeres de todo el país en una peor situación económica”, tuiteó horas después del debate la gerente de Comunicaciones de la Fundación Heritage, Gloria Taylor. 

[súmate a nuestro grupo “Latinos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: ¿Quién es Q? El plan para destruir EE. UU. en 16 años

videoinfo__video2.bles.com||99ca5d0cd__

Ad will display in 09 seconds