Redacción BLesObispos católicos de Estados Unidos advierten sobre la gravedad de las intenciones del gobierno de Joe Biden sobre derogar la Enmienda Hyde, lo que implicaría que los estadounidenses financien con sus impuestos los abortos en todo el país. En este sentido están presionando a los católicos a enviar “un mensaje fuerte y claro” al Congreso de que los dólares de los impuestos no deben gastarse para matar bebés

El presidente Joe Biden publicó a finales de mayo su presupuesto para el año fiscal 2022 de 6 billones de dólares, en el cual se elimina la antigua Enmienda Hyde lo cual obligaría a los contribuyentes estadounidenses a financiar la matanza de bebés en todo el país.

El cardenal Joseph Tobin de Newark, Nueva Jersey, junto a otros obispos se están pronunciando tras recibir la noticia y están incentivando a los grupos de católicos de todo el país a ejercer presión sobre los legisladores demócratas para reflexionar sobre el asunto y tomar medidas al respecto.

“Es de vital importancia que enviemos un mensaje claro y contundente de que la Enmienda Hyde tiene un apoyo público de gran alcance y no debe ser derogada”, escribió Tobin en una carta del 6 de julio a su arquidiócesis. “Los miembros del Congreso necesitan escuchar a tantos de nosotros como sea posible”.

Tobin incluso invitó a todos los católicos a dirigirse a www.NoTaxpayerAbortion.com y unirse a él para firmar esta petición y juntar la mayor cantidad de adherentes antes del 16 de julio y así enviar “un mensaje urgente” al Congreso para mantener la Enmienda Hyde.

Biden, como candidato a la presidencia, prometió a los grupos pro-aborto más radicales en Estados Unidos que eliminaría la Enmienda Hyde y con la propuesta del nuevo presupuesto efectivizó su promesa eliminando la enmienda que desde 1970 acompañó a todos los presupuestos, a través de la cual se prohibe el acceso de fondos federales para la financiación de abortos.

Demócratas y republicanos a pesar de sus diferencias lograron desde 1970 consensuar y mantener la enmienda Hyde en el presupuesto, pero las ideologías de izquierda cada vez penetran más fuerte entre los demócratas y este año han logrado convencer a sus líderes para colocarse del lado de la millonaria industria del aborto.

Diversas agrupaciones pro-vida rápidamente se manifestaron contra el proyecto y responsabilizaron a la administración Biden de una futura matanza histórica en manos del gobierno de los Estados Unidos. 

 

Le recomendamos: TRUMP mostró su APOYO al PUEBLO CUBANO y le dio un ULTIMÁTUM a BIDEN

Ad will display in 09 seconds

La directora del grupo pro-vida Susan B. Anthony List, Marjorie Dannenfelser, condenó a Biden y en diálogo con el portal de noticias Life News dijo: 

“Durante más de cuatro décadas, la Enmienda Hyde ha mantenido a los contribuyentes estadounidenses fuera del negocio del aborto, y ha salvado casi 2,5 millones de vidas. El presupuesto de Biden arroja por la ventana ese consenso bipartidista de larga data para cumplir una promesa de campaña al lobby radical del aborto”. 

El presupuesto aún debe ser aprobado en el Congreso de los Estados Unidos, si bien no hay muchas esperanzas de que sea vetado, teniendo en cuenta la mayoría demócrata, Dannenfelser insta a los aliados pro-vida en el Congreso “a ser valientes en la lucha para preservar el principio común de Hyde y rechazar cualquier presupuesto que omita protecciones vitales pro-vida”.

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos y muchas otras organizaciones pro-vida se han unido y están trabajando arduamente para restaurar la Enmienda Hyde y alentar a los estadounidenses a manifestarse en contra de la agenda radical pro-aborto del Partido Demócrata. Han escrito cartas, contactado a legisladores y juntado firmas entre otras cosas, para intentar revertir la situación. 

A pesar de la creciente indignación, un subcomité de la Cámara de Representantes dio el primer paso para obligar a los estadounidenses a financiar abortos el lunes, al emitir su voto positivo hacia el proyecto de ley de gastos que no incluye la Enmienda Hyde.

Desde 1976, la Enmienda Hyde ha funcionado realmente como un freno a la industria del aborto, salvando la vida de aproximadamente 2,4 millones de bebés, según reportó el Instituto Charlotte Lozier

Andrés Vacca – BLes.com