Redacción BLes– El obispo auxiliar católico de la Arquidiócesis de Los Ángeles, Robert Barron, consideró a la legisladora demócrata Alexandría Ocasio-Cortez “loca e irrespetuosa”, al atacar a la estatua que representa a Damián de Molokai, quien ofrendó su vida en defensa de los leprosos.

En un tuit al que adjunta un video el obispo pregunta si Ocasio-Cortez tendría alguna idea acerca de la vida de la persona que escogió, de entre todas las que había en el capitolio de EE. UU., para atacar como representante del “patriarcado” y de “la supremacía blanca”. 

Damián de Molokai fue un sacerdote belga nacido en 1840, que trabajó como misionero en una aislada colonia de leprosos en Hawái, durante el siglo XIX.

En esta colonia se contagió con la enfermedad y atendió a los enfermos hasta su muerte, ocurrida nueve años más tarde, a los 49 años. 

“Damián se fue de voluntario sabiendo muy bien que lo más probable era que nunca regresara de este ministerio y, de hecho, nunca lo hizo”, continuó Barron.

A continuación relacionó a Damián con la categoría en la cual lo había clasificado Ocasio-Cortez.

“Lo que quiero decir es que asociar a este hombre de alguna manera con el colonialismo o la supremacía blanca es ridículo e insultante. Y muestra la superficialidad y la calidad simplista de este tipo de categorías”, agregó Barron. 

“Damián de Molokai es reverenciado por personas de todas las razas, de todos los estratos sociales, y todos los credos, y pertenece a la categoría de los héroes”, concluyó Barron.

Después aludió a los ataques que sufrieron otras de las estatuas que representaban a personajes destacados de la Iglesia Católica, como San Junípero Serra, un misionero del siglo XVIII de México cuya estatua fue derribada por los manifestantes en junio. 

“No es radical ni loco entender la influencia que la cultura de la supremacía blanca ha tenido históricamente en nuestra cultura general y cómo impacta en la actualidad”, expresó Ocasio-Cortez luego sugerir que con la estatua de Damián se honraba a los “colonizadores” en lugar de a las figuras históricas nativas de los estados, según Catholic World Report. 

El furor contra las estatuas y monumentos históricos en Estados Unidos se desató luego de la muerte del afroamericano George Floyd, ocurrida el 25 de mayo, con base en la cual se activó el revisionismo del racismo en el país, liderado por el movimiento Black Lives Matter y los miembros del movimiento izquierdista Antifa, calificado de terrorista.

Por su parte, Ocasio-Cortez se pronunció en contra de los monumentos que, en su opinión, representan la supremacía de los blancos y el patriarcado, uno de los lemas socialistas que patrocina esta representante de Nueva York. 

En todo el país, los manifestantes derribaron estatuas de líderes confederados y figuras asociadas a la esclavitud, además de estatuas de santos católicos, abolicionistas y otras figuras.

José Hermosa-BLes.com