Redacción BLes – El representante del estado de Arizona, EE. UU., Mark Finchem, convocó a sus colegas legisladores para que revoquen la certificación de Arizona, firmada por el gobernador, Doug Ducey, a sabienda de que estaba amañada según Finchem.

Por eso sostuvo: “Creo que Doug Ducey firmó un documento fraudulento y lo sabía”. Ducey es considerado un republicano solo de nombre (RINO, por la sigla en inglés), según The Gateway Pundit del 4 de diciembre. 

“¡Nunca cederemos ante una elección alterada!”, enfatizó Finchem. 

Finchem es un firme defensor de la transparencia electoral, tan perjudicada por los demócratas durante el 2020, y se adhiere al movimiento “Paren el robo”, según uno de sus tuits. 

“Creo que Doug Ducey firmó un documento fraudulento. ¡Y él lo sabía! Solicito que revoquemos la certificación de Arizona. #ParenElRobo”, tuiteó.

“Solo necesitamos que 31 miembros de la Cámara y 16 del Senado aprueben una resolución reclamando por nuestros electores. Es así de simple”, dijo. “Nuestros electores están volando por esto”, reiteró Finchem.

En este contexto, el Congreso de Arizona solicitó una auditoría independiente de todas las máquinas de conteo de votos, incluyendo el software, en el condado de Maricopa de acuerdo con el comunicado de prensa respaldado por la presidenta del Senado, Karen Fann, y el presidente de la Cámara de Representantes, Rusty Bowers.

Le recomendamos: 

“Un número significativo de votantes cree que hubo fraude y ante la cantidad de irregularidades es fácil entender por qué”, explicó el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Warren Petersen. 

Además de informar que las máquinas fueron compradas a la empresa Dominion Voting System, urgió para que la investigación forense se efectuara lo más pronto posible, según un tuit de los republicanos del Senado.

Dominion se encuentra en medio de un gran escándalo por fraude generalizado en Estados Unidos. 

Al revisar sus conexiones empresariales se encontraron muchos hechos preocupantes que señalan hacia una profunda interferencia internacional, que llegaría hasta el Partido Comunista de China (PCCh) pasando por injerencias del especulador y financista de movimientos izquierdistas del mundo, George Soros.   

Los organismos de seguridad de EE. UU. han señalado muchas veces que el PCCh es la mayor amenaza, no solo para su país sino para todo el mundo. 

En este sentido, recientemente William Evanina, funcionario de contrainteligencia de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, observó mayores esfuerzos en la influencia diplomática maligna del PCCh.

“También hemos visto un repunte, que fue planeado y predijimos, que China ahora redirigirá sus campañas de influencia a la nueva administración”, señaló Evanina durante la Cumbre Cibernética de Aspen, de acuerdo con Daily Caller.

José Hermosa – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.