Redacción BLesEl 14 de septiembre, dos jueces federales fallaron a favor de un grupo de empleados del Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York y de personal sanitario de un hospital en el estado, que demandaron a las autoridades por la vacunación obligatoria y bloquearon temporalmente la orden, reportó New York Post.

Un grupo de 17 empleados católicos de un hospital al norte de Nueva York, presentaron una demanda este martes 13 de septiembre en el tribunal federal de Syracuse, donde alegan que la orden de vacunación de emergencia emitida por el Departamento de Salud del estado el 21 de agosto viola el derecho de los demandantes al libre ejercicio de la religión en virtud de la Primera Enmienda.

En la demanda, según Bloomberg, el abogado dijo que sus clientes “se oponen al aborto bajo cualquier circunstancia, ya que creen que el aborto es el asesinato intrínsecamente malo de un inocente, y por lo tanto también se oponen al uso de líneas de células fetales derivadas del aborto para fines médicos y a la investigación con células madre fetales derivadas del aborto”.

El juez federal David Hurd dictaminó que el Departamento de Salud no puede imponer la vacunas sobre todos aquellos empleados que pidan la exención religiosa hasta el 22 de septiembre cuando se realizará una audiencia y el comisionado de la salud, Howard Zucker, deberá presentar sus argumentos para refutar la demanda.

“Queda suspendida la obligación de vacunarse en la medida en que se prohíbe al [Departamento de Salud] hacer cumplir cualquier requisito de que los empleadores nieguen las exenciones religiosas de las vacunas COVID-19 o que revoquen cualquier exención ya concedida antes de la emisión del mandato de vacunación”, escribió Hurd.

El estado de Nueva York ordenó que todos los empleados federales deben aplicarse la vacuna antes del 27 de septiembre o de otro modo serán despedidos.

La secretaria de prensa de la gobernadora de Nueva York, Hazel Crampton-Hays, dijo que la vacunación obligatoria forma parte de la batalla contra la cepa delta del coronavirus que está causando un pico de casos y muertes en todo el país.

El mismo día la Corte Suprema de Manhattan falló a favor de un grupo de sindicatos de docentes de la ciudad de Nueva York que habían demandado a De Blasio por la vacunación obligatoria, aunque el caso presentado por los docentes parece ser más débil en sus argumentos.

El juez Laurence Love bloqueó temporalmente la vacunación de todos los empleados docentes de la ciudad hasta el 22 de septiembre, cuando los demandantes tendrán una audiencia para argumentar por qué la vacunación no debería ser obligatoria para ellos.

Henry Garrido, uno de los sindicalistas demandantes aclaró que los docentes no están en contra de la vacuna.

“Aunque creemos que nuestros miembros deben vacunarse, no creemos que deba ser una condición para el empleo”, dijo Garrido en un comunicado. “Claramente, los tribunales están de acuerdo. La lucha no ha terminado, pero estamos animados por esta decisión y dispuestos a seguir adelante en nombre de nuestros miembros.”

El gobierno de la ciudad desestimó el fallo diciendo que el bloqueo temporal del juez hasta el 22 de septiembre no afecta la fecha límite de cuando la orden de vacunación vence, el 27 de septiembre.

Un vocero de la ciudad dijo: “La obligación de vacunarse de los trabajadores de los docentes de la ciudad de Nueva York, que ha sido aprobada por la Casa Blanca, entra en vigor el 27 de septiembre. El fallo del tribunal de hoy expira el 22 de septiembre”.

La vacunación obligatoria ha generado mucha controversia.

Quienes están a favor argumentan que es por seguridad y para prevenir contagios del virus, aunque diversos estudios ya han demostrado que la protección de la vacuna se desvanece y muchas personas completamente vacunadas se han contagiado de nuevo. Por ello los laboratorios Pfizer y Moderna ya solicitaron aprobación para una tercera dosis.

Quienes están en contra alegan que la vacunación es una decisión personal entre el individuo y su médico y que el gobierno no debería inmiscuirse en una decisión médica privada, el mismo argumento con el que se legalizó el aborto en 1973 bajo la Enmienda 14 de la Constitución.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com