Redacción BLesDe acuerdo a datos de la policía de Nueva York, los crímenes de odio aumentaron un 139 por ciento en la ciudad, informó el New York Post.

Los policías reportan que han investigado 320 informes de posibles ataques de odio hasta el 27 de junio, frente a 134 incidentes durante el mismo período en 2020.

Los ataques contra los asiáticos aumentaron en un 400 por ciento. El año pasado a esta altura había 21 casos, contra 105 reportados este año.

La policía de Nueva York también reportó casi el doble de ataques a los afroamericanos, en comparación al año pasado.

Asimismo, reportó 31 delitos de odio motivados por la orientación sexual este año, frente a los 9 del año pasado, un aumento del 244 por ciento. Además, 13 casos motivados por género, 4 por etnia y 6 por religión.

Mientras tanto, los ataques antisemitas aumentaron un 69 por ciento. Este año se registraron 113 incidentes, contra los 67 que hubo el año pasado.

El aumento del antisemitismo se produjo como consecuencia del conflicto de este año entre Israel y Palestina en la llamada Franja de Gaza.

Resulta contradictorio que los ataques antisemitas y de violencia contra los judíos, generalmente son impulsados por sectores de izquierda, quienes dicen defender la desigualdad y luchar contra la discriminación y el racismo. 

También resulta contradictorio que justamente Nueva York fue una de las ciudades que se sumó al pedido de desfinanciar la policía, para supuestamente evitar los crímenes de odio, pero estos en verdad han aumentado.

Un reporte reciente de Fox News señala que un año después del movimiento para ‘desfinanciar a la policía’ en ciudades como Portland, Los Ángeles, Nueva York y Minneapolis, donde efectivamente redujeron el presupuesto de la fuerza policial, el crimen se disparó considerablemente.

La muerte bajo custodia policial de George Floyd el 25 de mayo de 2020 desencadenó una ola de protestas en todo el territorio estadounidense y bajo la falsa premisa de combatir el ‘racismo’ en la policía, las protestas terminaron siendo una excusa para saquear, destruir y crear caos durante la gestión de Donald Trump.

Con ayuda de los medios de comunicación hegemónicos, el movimiento marxista Black Lives Matter vio la oportunidad para sembrar y empujar la idea de desfinanciar a la policía convenciendo a la opinión pública de que la muerte de George Floyd era una muestra del racismo sistémico que se respira en la sociedad americana.

Le recomendamos: Trump LANZA un ARSENAL DE BOMBAS – ELECCIONES, ESTADO PROFUNDO y ¡MUCHO MÁS!

Ad will display in 09 seconds

Pero… ¿Qué eligen los votantes de Nueva York?

Si bien el movimiento “Defund de Police” fue principalmente apoyado por políticos demócratas, los últimos acontecimientos muestran un alejamiento de los políticos hacia este “movimiento” que pedía a los gobiernos locales y estatales que se deshicieran de los presupuestos policiales y reasignaran el dinero a otros servicios comunitarios no policiales, de acuerdo a Newsweek.

Si bien muchas ciudades importantes anunciaron recortes presupuestarios y varias reformas policiales el año pasado, los funcionarios electos están recalibrando sus mensajes a medida que los tiroteos y asesinatos han aumentado drásticamente en todo el país.

Varios candidatos a alcalde de la ciudad de Nueva York también se han distanciado del movimiento policial de desfinanciamiento con la esperanza de ganarse a los votantes moderados, ya que la ciudad experimentó un aumento en la delincuencia.

 Los recuentos iniciales para la carrera por la alcaldía en las primarias demócratas de la ciudad de Nueva York han mostrado que los votantes eligen candidatos que apoyan a la policía, en lugar de aquellos que apoyaron la eliminación de fondos a la policía. 

Por ejemplo, el ex oficial de policía y presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams, quien lidera actualmente la carrera, centró su campaña en aumentar la seguridad pública y reconstruir la confianza entre la policía y los residentes de la ciudad.

Asimismo, según una encuesta de WNBC / Telemundo 47 / Politico / Marist publicada a mediados de junio, aproximadamente 7 de cada 10 votantes demócratas en la ciudad preferirían una mayor presencia de la policía municipal.

Resulta al menos curioso que los políticos demócratas ahora tomen distancia del movimiento “Defund the Police” cuando hace tan solo un año -en plena campaña electoral- lo apoyaron abiertamente. 

Celeste Caminos– BLes.com