Redacción BLesEl Senado del estado de Nueva York aprobó la ley A416 que “se refiere a la eliminación de los casos, contactos y portadores de enfermedades transmisibles que son potencialmente peligrosos para la salud pública”.

Aunque la ley pudo haber sido ideada por los demócratas por la pandemia del virus PCCh (Partido Comunista de China), sería aplicable a cualquier otra causa y contra cualquier persona o grupo como señala el medio alternativo Tyranny News del 5 de abril. 

“Dicha persona o grupo de personas será detenida en un centro médico u otro centro o local apropiado designado por el gobernador o su delegado y que cumpla con la subdivisión cinco de esta sección”, especifica la ley, que ahora pasa a ser firmada por el polémico gobernador Andrew Cuomo. 

Además, las detenciones no se efectuarán con base en un diagnóstico médico ni científico, ni  mediante una orden judicial, el poder absoluto queda en manos del gobernador o sus funcionarios y por tiempo indefinido, lo que resulta amenazante.

Bienvenidos al Nuevo Orden Mundial, traído por el virus chino. En esencia, el proyecto de ley AB A416 anula la Constitución y la sustituye por un nuevo sistema de autoritarismo por el que el gobierno, al menos en Nueva York, tendrá ahora un poder ilimitado para sacar a la gente de sus casas y privarla de la vida y la libertad a su antojo”, denuncia el autor Ethan Huff. 

Esta ley recuerda para algunos la oscura época durante la Segunda Guerra Mundial, durante la cual los nazis abolieron los derechos humanos, justificándose con una situación de “crisis”.

Le recomendamos:

Para otros, como para el expresentador de televisión Bill Spadea sería una aplicación en Nueva York de las represivas e inhumanas violaciones que el PCCh aplica en China, contra los uigures, los practicantes de Falun Dafa y tantos otros grupos religiosas y étnicos. 

“Esto es real. China está aquí”, escribió sintéticamente Spadea, mientras citaba parte de la ley.  

Para otros es el avance de las fuerzas del globalismo, interesado en someter a todos los seres humanos a sus regulaciones de corte esclavista. 

De hecho en otros países como el vecino Canadá ya se construyeron campos de concentración con características legales similares a las de la ley A416 de Nueva York. 

Si bien inicialmente el gobierno canadiense negó la construcción de tales campos, en el siguiente video se muestra uno de ellos, al parecer construido con el fin de aislar a las personas infectadas con el virus PCCh.

No obstante, a estos campos de concentración también serían enviadas otras personas de acuerdo con los “requerimientos” de las autoridades. Por su parte los medios no informan sobre estas preocupantes construcciones. 

“Si los neoyorquinos se quedan de brazos cruzados y permiten que este proyecto se convierta en ‘ley’, acabará extendiéndose a todos los demás estados. Está advertido, Estados Unidos: El Nuevo Orden Mundial está aquí y viene a por ti”, advirtió Huff.

José Hermosa – BLes.com