Redacción BLes- Una demanda presentada el pasado domingo en el condado de Wayne, Michigan, denunció un “fraude masivo en los procedimientos de conteo de votos electorales” y estableció que dichos actos delictivos “privaron de sus derechos a los votantes legales y potencialmente cambiaron el resultado de las elecciones”.

A través de un comunicado, la organización sin fines de lucro Great Lakes Justice Center, dedicada a defender las libertades civiles, alegó que varios funcionarios electorales del condado de Wayne “permitieron el procesamiento ilegal y fraudulento de los votos emitidos en las elecciones del pasado martes”.

Con la demanda se busca anular los resultados en el condado de Wayne, solicitando además un recuento de los votos. Michigan se encuentra entre los estados en los que denunciaron cómo el presidente lideraba con más de 300.000 votos que de repente aparecieron para el candidato demócrata Joe Biden.

Según testigos que presentaron declaración bajo juramento, los funcionarios electorales del condado de Wayne alentaron el fraude, además del cambio de nombres legales y fechas en las boletas, según informó The Blaze.

También te puede interesar:

También denunciaron la intimidación de votantes y la obstaculización de los observadores electorales para que pudieran ejercer su función y asegurarse de que el conteo de votos se llevara a cabo de manera transparente.

David Kallman, abogado del Great Lakes Justice Center, dijo: “No se puede permitir que este tipo de fraude generalizado en el recuento y procesamiento de las boletas electorales se presente. Los ciudadanos de Michigan tienen derecho a saber que sus elecciones se llevan a cabo de manera justa y legal y que cada voto legal se cuenta correctamente”.

“Tal fraude desenfrenado no se puede deshacer. Le pedimos al Tribunal que prohíba la certificación de esta elección fraudulenta, anule la elección y ordene una nueva votación en el condado de Wayne”, agregó.

La demanda describe algunas de las actividades ilegales que se habrían cometido durante la jornada electoral, tales como:

Las papeletas se contaron a pesar de que el nombre del votante no aparecía en las listas oficiales de votantes.

Se ordenó a los trabajadores electorales que no verificaran las firmas de los votantes en las boletas de voto ausente, que no retrocedieran las boletas de voto ausente y que procesaran dichas boletas independientemente de su validez.

Los trabajadores electorales procesaron las boletas que aparecieron después de la fecha límite de la elección e informaron falsamente que esas boletas se habían recibido antes de la fecha límite del 3 de noviembre de 2020.

Los funcionarios ​​instruyeron a los votantes para que votaran por Joe Biden y el partido demócrata. Los trabajadores electorales iban a las cabinas de votación con los votantes para verlos votar y entrenarlos por quién votar.

Las boletas sin garantía llegaron al garaje de carga del TCF Center, no en urnas selladas, sin cadena de custodia y sin sobres.

El ex fiscal general adjunto de Michigan, Zachary Larsen, quien trabajó como observador electoral republicano, alegó actividad fraudulenta en el condado de Wayne, según argumentó, el sistema electrónico de seguimiento de votantes legales, según The Blaze.

César Múnera-BLes.com