Redacción BLesEl representante republicano de Florida, Michael Waltz, declaró que los adversarios de EE. UU. sienten cierta debilidad desde que Joe Biden asumió como presidente en la Casa Blanca y que están dispuestos a explotar esta brecha, de acuerdo a Fox News.

Waltz hizo las declaraciones el viernes en el programa “Hannity”, emitido por Fox News y apuntó a tres áreas específicas: las tensiones en el Medio Oriente, la amenaza del régimen chino y sus agresiones en la Cuenca del Pacífico y la injerencia de Rusia respecto a la energía.

“Nuestros adversarios ahora mismo huelen la debilidad en la Casa Blanca, y nuestros adversarios, cuando huelen la debilidad, presionan, y se envalentonan”, expresó el representante republicano. 

“Bajo el presidente Trump, [los adversarios] fueron disuadidos por la fuerza. Y eso es lo que estamos viendo desde Hamás lanzando cohetes sobre Israel, los iraníes en marcha por todo Oriente Medio, los rusos que ahora consiguen completar su oleoducto gratis y sin nada a cambio. Pronto veremos a los talibanes en marcha”.

Sobre la amenaza del régimen chino

Waltz considera que el régimen chino es la mayor amenaza a la cual se enfrenta EE. UU., tal como lo consideraba la administración Trump. Sin embargo, la administración actual está siendo condescendiente con la dictadura china, lo cual es muy peligroso, según el representante republicano.

En este sentido, declaró: “Los chinos son la mayor amenaza a la que se ha enfrentado este país, con una armada más grande que la nuestra, con una economía que está a punto de ser más grande que la nuestra, más lanzamientos al espacio que el resto del mundo combinado, y están robando nuestra tecnología a diestro y siniestro, porque tienen a Wall Street, a nuestras universidades y a nuestros políticos corruptos con dinero chino”, añadió Waltz. 

“Este país – ya sabes, es el trabajo número uno del gobierno federal es mantenernos seguros y eso es lo último que Joe Biden está haciendo ahora mismo”, agregó.

Haciendo una mirada retrospectiva, durante la administración Trump, el Departamento de Comercio y los demás organismos estatales, mantuvieron una fuerte distancia y no se dejaron amedrentar por las presiones ejercidas por el régimen comunista y su poder económico, e incluso iniciaron una “guerra comercial” sin precedentes.

Uno de los puntos centrales, que provocó fuertes tensiones entre el régimen chino y la administración Trump fue la industria de las telecomunicaciones. Durante los últimos dos años, el Departamento de Comercio colocó a Huawei y aproximadamente a 150 de sus afiliadas en la lista de sanciones en un intento por eliminar a la empresa de tecnología y software estadounidenses críticos.

Asimismo, en junio del año pasado, la Comisión Federal de Comunicaciones designó oficialmente a Huawei como una amenaza para la seguridad nacional.

En contraste,  ahora Biden presenta un enfoque “tibio” frente al régimen comunista, mientras este último no descansa. Los funcionarios chinos han intensificado su retórica, presentando demandas contra Estados Unidos en temas como el comercio, Taiwán, Hong Kong y los derechos humanos como condiciones previas para relaciones diplomáticas “saludables”.

Le recomendamos: “Es demoníaco”: La ADVERTENCIA de una monja sobre el OSCURO plan del Papa Francisco

Ad will display in 09 seconds

Sobre Rusia y la energía

“En sus primeros días en el cargo, [Biden] canceló el oleoducto. Los piratas rusos atacaron nuestro mayor oleoducto en Colonial después de que él cancelara Keystone”, dijo Waltz. 

Esta declaración viene en referencia a que el 10 de mayo, Joe Biden, acusó a un grupo de piratas informáticos con sede en Rusia del ciberataque que obligó al cierre de operaciones de una de las mayores redes de oleoductos del país, Colonial Pipeline, el mayor operador de oleoductos de productos refinados de Estados Unidos, que transporta casi el 45% de los combustibles consumidos en la costa este del país.

El ataque se reportó el 7 de mayo y -si bien hay fuertes indicios de que el programa malicioso se encontraba en territorio ruso- hasta el momento no hay pruebas que indiquen que el gobierno ruso de Vladimir Putin haya estado implicado. No obstante, es probable que el ataque fuera propiciado porque actualmente no se ve una figura fuerte en la Casa Blanca y -por el contrario- Biden es visto como “vulnerable” por la comunidad internacional.

Celeste Caminos– BLes.com