Redacción BLes – Funcionarios estadounidenses anunciaron el miércoles que las biblias quedarían excluidas de las categorías de productos chinos a los que se aplicará un 10% de aranceles desde el 1 de septiembre y el 15 de diciembre. 

Según informó Reuters, otros productos fueron, debido a su importancia, igualmente excluidos de estas categorías, como asientos de seguridad para niños, grúas utilizadas en puertos y construcción, contenedores de envío y ciertos tipos de peces.

El pasado mes de junio se extendió el temor en la industria de libros cristianos en Estados Unidos a que estos aranceles a bienes chinos pudieran afectar a la disponibilidad de libros religiosos, como la Biblia, en el país. 

[INvestigan por qué el FBI actuó con “indiferencia” ante el hackeo chino de emails de Hillary Clinton]

A pesar de que el presidente Trump decidió posponer la entrada en vigor de los aranceles a China por valor de 300.000 millones de dólares que había anunciado a comienzos de agosto hasta el 15 de diciembre, los materiales impresos estaban incluidos en las listas de productos chinos que serían gravados. 

“Debido a las necesidades únicas de papel, impresión y encuadernación de la producción bíblica, simplemente no hay vendedores estadounidenses que puedan producir una porción significativa del volumen necesario para satisfacer las demandas del mercado estadounidense”, escribió Mark Schoenwald, presidente y CEO de HarperCollins Christian Publishing en un comentario presentado oficialmente en la oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos.

[El 60% de estadounidenses tienen una visión negativa del régimen chino, revela una encuesta]

Y es que la mayoría de las biblias que se distribuyen en el país norteamericano están impresas en China, que es el mayor editor de biblias del mundo, según reportó ya en 2014 el medio Christianity Today

El 60% de los artículos religiosos importados vienen de China, según Reuters, que afirma que solo en el mes de mayo, la facturación por textos religiosos impresos ascendió a 97,7 millones de dólares. 

No deja de ser una extraña contradicción que uno de los estados que más persigue a los creyentes religiosos del mundo sea al mismo tiempo el mayor exportador de artículos religiosos a nivel global.

Con esta medida, de nuevo el presidente vuelve a posicionarse como protector de los creyentes de Estados Unidos y del mundo.  

De hecho, el mandatario estadounidense, muy comprometido con la protección de la libertad religiosa, recibió en la Sala Oval el pasado mes de julio a una practicante de Falun Gong en el marco de la Reunión Ministerial para Avanzar la Libertad Religiosa que se celebró en la Casa Blanca del 16 al 18 de julio.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual de la escuela budista perseguida por el Partido Comunista Chino desde 1999, y cuyo principal texto, Zhuan Falun, está prohibido en territorio chino. 

Le puede interesar: Falun Dafa’, conoce la historia de la disciplina milenaria china que ha cambiado al mundo entero

videoinfo__video2.bles.com||5ebb6979d__