El presidente Donald Trump donó su salario del tercer trimestre de 2018 al organismo federal que investiga el alcoholismo y los problemas asociados con la adicción, tal como lo prometió al inicio del mandato presidencial y lo ha cumplido, distribuyéndolo entre diferentes agencias estatales.

Con este procedimiento del jefe de estado, con el salario que le corresponde, se han beneficiado ya el Servicio de Parques Nacionales, el Departamento de Educación, el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Departamento de Transporte en el año 2017, y en el 2018 tanto el Departamento de Asuntos de Veteranos como la Administración de Pequeñas Empresas.

El alto dignatario estadounidense nunca bebe alcohol, y en esto ha seguido el consejo de su hermano Fred, que le decía “no bebas”, y que murió víctima de su adicción al alcoholismo en 1981, de acuerdo a lo que el mismo presidente ha declarado en varios discursos sobre adicciones.

“Puedo decir honestamente que nunca he tomado una cerveza en mi vida”, dijo el presidente, “¿Puedes imaginarte, si lo hubiera hecho, el lío que sería? sería el peor del mundo”, de acuerdo al medio Fortune.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.